(istock)
(istock)

"La imaginación es el principio de la creación. Imaginas lo que deseas, persigues lo que imaginas y finalmente, creas lo que persigues".

La frase, que pertenece a Bernard Shaw, bien podría usarse para describir a todos esos genios que se animaron a apostar a sus sueños, a pensar afuera de la caja. Esos seres rebeldes, disruptivos y cuestionadores del status quo que resultan tan necesarios para generar cambios. O verdaderas revoluciones.

Joseph Licklider, Alan kay y Gordon Moore pertenecen a ese grupo. Se animaron a correr el límite de lo posible para plasmar ideas que en su momento habrán parecido alocadas o sin sentido. Y gracias a eso desarrollaron conceptos y productos que cambiarían el mundo par siempre.

J.C.R Licklider

Joseph Carl Robnett Licklider, conocido como "el padre de internet", es uno de los grandes revolucionarios de la informática. En 1962 fue designado jefe de la Oficina de Técnicas de Procesamiento de la Información (IPTO) en la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de Estados Unidos (ARPA).

Al año siguiente, cuando ya ocupaba el puesto de director de Ciencias del Comportamiento de Mando y Control de Investigación, comenzó a plantear la necesidad de trabajar con una red de computadoras de manera interactiva. Su visión llevó a la creació de la interfaz ARPANET, un invento que fue un primer paso fundamental para el desarrollo de la actual web.

Inquieto intelectualmente, estudió Letras en la Universidad de Washington en San Luis, Estados Unidos y se especializó en Matemática, Física y Psicología. Se doctoró en Psicoacúsica y trabajó en la Universidad de Harvard.

Más adelante, cuando comenzó a interesarse más en la informática, se fue a trabajar como docente en el MIT, donde organizó un programa de psicología para estudiantes de Ingeniería.

En 1960 escribió un artículo, muy famoso y que luego se convirtió en material de referencia en el mundo tecnológico, llamado Simbiosis Hombre computadora donde adelantó el impacto que tendría la inteligencia artificial en la vida cotidiana.

"Los hombres se establecen las metas, formulan las hipótesis, determinan los criterios, y realizan las evaluaciones. Las computadoras deben hacer el trabajo rutinario para preparar el camino para la toma de decisiones tanto de carácter científico como técnico".

Alan Kay

Alan Kay nació en Springfield Massachusetts, tiene 77 años y es uno de los grandes nombres dentro del universo informático. Cuenta con un doctorado en Matemática de la Universidad de Utah, donde trabajó durante los 60 en aplicaciones gráficas como Sketchpad.

Durante varios años se desempeñó en Xerox, dentro del Departamento de Investigación. Allí colaboró en la creación de equipos de trabajo en red, con el lenguaje Smalltalk, algo que eventualmente fue comercializado por Apple.

Kay es también uno de los creadores de la Programación Orientada a Objetos, un paradigma que permite gestionar los datos de ingreso para obtener datos de salida con funcionalidades especiales.

Es reconocido por haber inventado el Dynabook, el primer paso hacia las computadoras portátiles y por haber contribuido en generar la interfaz gráfica de usuario.

Kay también pasó por otras grandes empresas de IT como Atari, Apple, Walt Disney y HP. Actualmente se desempeña como docente en la Universidad de California de Los Ángeles, el MIT y la Universidad de Kyoto.

También es el fundador y presidente del centro de investigación Viewpoints Research Institute.

Gordon Moore

Gordon Earl Moore es uno de los fundadores de Intel y autor de la Ley de Moore que dice que, cada dos años, se duplica el número de transistores en un microprocesador.

Nació en San Francisco y cuenta con un doctorado en química y física del Instituto de Tecnología de California (Caltech), al que donó 600 millones de dólares en 2001. Fue la donación más grande que se haya hecho a una institución educativa.

Dedicó gran parte de sus 88 años a la actividad empresarial y a la investigación en el mundo tecnológico. En el 2003 , fue elegido como miembro de la Asociación Estadounidense para el avance de la ciencia.

Creó, junto con Andy Grove y Robert Noyce -también conocido por inventar el microchip- Intel, la primera empresa en desarrollar el microprocesador, que posteriormente derivó en el desarrollo de las computadoras personales.

Intel también fue una de las primeras compañías en implementar lo que luego se convertiría en el sello distintivo de Silicon Valley: empresas con menos jerarquías y una estructura horizontal, donde se propicia el trabajo en equipo.

LEA MÁS: