Café en mano, pantuflas y ese hermoso instante en que uno presiona el botón (real o digital) en el teléfono, tablet, computadora o smart TV para comenzar a disfrutar de esa serie de Netflix que viene cautivando la atención hace meses.

Y de pronto, cuando todo parecía demasiado perfecto para ser real, se lee en pantalla: "Lo sentimos. Hay demasiadas personas usando tu cuenta en este momento". No se podrá ver la serie. ¡Ups! Frustración, enojo y revoleo de ojos. ¿Por qué?

Es que la plataforma autoriza una determinada cantidad de sesiones según el tipo de suscripción que se contrate. Cuando se excede ese número, se impide seguir consumiendo el material del servicio.

¿Acaso alguien ingresó en la cuenta sin permiso? ¿O quizás fue alguno de esos tantos amigos a los que les compartimos la clave de acceso en un rato de solidaridad desenfrenada? Como sea, es evidente que hay otros usuarios impidiendo que disfrutemos de nuestra serie favorita.

Una opción es comenzar a mandar mensajes a todos los que tienen el password para pedirles (o exigirles, según el humor del momento) que dejen de ver lo que estaban viendo así liberan el paso para que uno pueda disfrutar de Netflix.

Claro que esto puede ser engorroso y poco fructífero porque quizás el mensaje de auxilio no se vea a tiempo. También es probable que los otros usuarios conectados se nieguen a abandonar su momento de ocio.

Una posible solución es rastrear el sitio para identificar cuáles son las sesiones en uso. Basta con ingresar a la configuración, desde el panel de control.

Una vez que uno está dentro de la página, hay que ingresar en la opción Tu cuenta, que figura en el menú que se despliega en el margen superior derecho.

Luego, hay que hacer click en Actividad de visualización.

Se verá una pantalla con todo el contenido que se haya consumido últimamente. Hay que presionar en la opción Revisa los accesos recientes a la cuenta que está en el margen superior izquierdo.

Aparecerá una pantalla donde se detallan todos los ingresos que se registraron en la cuenta con dirección IP y la ubicación.

 

Se pueden cerrar todos los accesos que no se identifiquen.

En caso de que no se quiera realizar todos estos pasos, siempre está la alternativa de cambiar la contraseña o bien de cambiar el plan para permitir que se pueda acceder desde mayor cantidad de dispositivos.

LEA MÁS: