Configurar alarmas, buscar información en la web, pedir una pizza o apagar las luces de la casa. Todo eso y mucho más se le puede pedir a Amazon Echo, un dispositivo que actúa como un verdadero asistente virtual.

Se presentó en 2014 y al principio solo se ofreció de manera limitada por medio de invitación especial de Amazon. Recién salió a la venta, de forma masiva, en Estados Unidos el 23 de junio de 2015. Ahora se puede adquirir por Amazon en cualquiera de sus tres modelos: Echo Dot, Amazon Tap y Echo. Este último es el más grande y fue el que probamos en los estudios de Infobae.

Echo Dot, Amazon Tap y Echo son los tres modelos del asistente virtual.
Echo Dot, Amazon Tap y Echo son los tres modelos del asistente virtual.

Para hacerlo funcionar, solo basta con enchufarlo y bajar la aplicación (disponible para iOS y Android) al celular. Una vez que está instalada es cuestión de configurar el Wi Fi y comenzar a usarlo.

Amazon Echo, que vale menos de 180 dólares, está equipado con siete micrófonos. Así puede escuchar los comandos del usuario desde distintos ángulos. Por ahora, el único idioma que entiende es inglés, por lo que hay que darle las instrucciones en esa lengua.

La palabra mágica a la que responde el dispositivo es Alexa. Así se llama el asistente virtual que habita dentro de Amazon Echo.

Aunque esto se puede cambiar. Las otras alternativas son llamar al asistente Echo o Amazon. Para seleccionar cualquiera de estas dos opciones hay que abrir la aplicación o ingresar a echo.amazon.com, ir hasta Configuración, seleccionar Echo, hacer click en Wake word (palabra clave) y elegir cualquiera de las tres alternativas que aparecerán allí.