Mediante un comunicado oficial, el Juzgado Federal de Esquel, a cargo del magistrado Guido Otranto, informó que hasta el momento "no se ha corroborado que Santiago Maldonado haya sido detenido por la Gendarmería Nacional Argentina en el procedimiento que realizó el 1º de agosto en el sector de la Estancia Leleque de la Compañía de Tierras Sud Argentino SA ocupado por el Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen en la Provincia del Chubut".

De acuerdo con la información provista por el Juzgado, "los vehículos que participaron en ese procedimiento han sido tempranamente identificados y quedaron resguardados" para ser sometidos a los estudios periciales "que se realizaron hoy con el objeto de recolectar rastros de distinto orden que sirvan para determinar si Santiago Maldonado fue subido a alguno de ellos".

Este sábado, la Prefectura Naval Argentina realizó un rastrillaje con resultados negativos en las inmediaciones de la zona donde Santiago Maldonado habría sido visto por última vez. "Sin perjuicio de ello, se aclara que los miembros del Pu Lof en Resistencia Cushamen no permitieron que el rastrillaje se extienda río abajo más allá de los 400 metros del lugar. Esta dificultad para realizar el rastrillaje se presentó desde el primer momento, dado que los efectivos de esa fuerza de seguridad se encontraban en el lugar en condiciones de comenzar la diligencia a las 9 de la mañana, debiendo aguardar hasta que recién pasadas las 14 horas la comunidad dio permiso para que pudieran acceder al predio que tiene acceso al río Chubut", sostiene el comunicado.

El juzgado a cargo de Otranto sostiene que en una audiencia realizada el viernes, "se aportó una prenda de vestir que -según los miembros del Pu Lof en Resistencia Cushamen- utilizaba Santiago Maldonado cuando habría sido visto por última vez", pero que luego "el personal policial concurrió con un perro adiestrado para seguir el rastro que debiera haber quedado en la zona los miembros de la comunidad le informaron que -en realidad- esa prenda fue utilizada por otra persona durante dos días luego de haber sido hallada, sin que este dato de relevancia fuera informado en la audiencia en la que fue aportada".

Así, el rastrillaje con el perro "fue realizado con otra prenda que los miembros de la comunidad dieron a cambio en ese mismo momento, que dijeron haber encontrado en el lugar donde Santiago Maldonado habría sido visto por última vez". Con esa prenda, el perro adiestrado "siguió un rastro de manera insistente hacia el interior del río" y "los miembros del Pu Lof en Resistencia Cushamen impidieron que la búsqueda continuara del otro lado del río como sugería el personal policial a partir del rastro que seguía el perro".

Las autoridades judiciales también adujeron que les "han negado la posibilidad de realizar un rastrillaje con drones que ya habían arribado a esta ciudad para ser utilizados -dada la extensión y características de la zona- por personal capacitado en búsqueda de personas de la Policía Federal Argentina".

Por último, el juez Otranto instó a los organismos de derechos humanos que han manifestado su preocupación por esclarecer esta situación "para que aporten al Juzgado Federal de Esquel los datos de los 'testigos presenciales' que habrían visto cuando Santiago Maldonado era capturado por Gendarmería Nacional Argentina".

El magistrado concluye el comunicado asegurando que "el juzgado dispondrá las medidas que resulten adecuadas para resguardar la identidad de estas personas si, como se sostiene, tienen temor a represalias por comparecer en esta instancia".