La provincia de La Pampa guarda en este 2017 imágenes desoladoras. Fue azotada por incendios e inundaciones. Sus tierras, de las más productivas y caras del país, quedaron bajo el agua o devoradas por las llamas. Ambos fenómenos naturales se sumaron a la falta de obras y generaron pérdidas económicas millonarias. La consecuencia inmediata la sufrieron los productores agropecuarios que viven en la zona norte y sur de la provincia. Su principal sostén económico fue afectado.

En las últimas horas se viralizó en las redes sociales un video en donde se ven los daños. Es un compilado de imágenes que realizó la Sociedad Rural de la localidad pampeana de General Pico. En poco más de tres minutos se refleja el panorama devastador de los campos. Fotos y videos que muestran los destrozos que generaron los incendios e inundaciones en los primeros ocho meses del año.

Las inundaciones azotaron a la provincia de La Pampa
Las inundaciones azotaron a la provincia de La Pampa

Vacunos caminando con el agua tapándole las patas, alambrados caídos, tractores y cosechadoras encastradas en el barro, árboles quemados, hectáreas enteras de campo afectadas. El trágico paisaje representa el dolor de los productores. Muchos de ellos grabaron con sus celulares la situación de sus campos y así trataron de hacer público un problema que afecta a miles de ellos en todo el territorio pampeano.

"La situación de desmoraliza. Es agobiante lo que estamos viviendo. Es consecuencia de muchos años sin obras". Las palabras corresponden al presidente de la Sociedad Rural de General Pico, Raúl Rosiere, uno de los municipios del norte de la provincia más afectados por las inundaciones. "Hay un millón de hectáreas inutilizadas en toda la provincia", sostuvo.

Las inundaciones afectaron a muchos de los municipios de la zona norte de la provincia
Las inundaciones afectaron a muchos de los municipios de la zona norte de la provincia

Los productores agropecuarios de La Pampa luchan para salir adelante después de ocho meses destructivos para sus economías. Muchos de ellos, con campos inundados, debieron mudarse. Dejaron sus casas en los campos y se instalaron en los pueblos más cercanos. Para seguir de cerca lo que sucedía con sus animales, algunos de ellos viajan una vez por día para controlar el ganado. Otros lo hacen una vez por semana. A caballo, en tractor o en camioneta. De la forma en la que puedan, intentan llegar hasta sus campos anegados.

"En abril hubo cuatro días en donde llovieron 500 milímetros. En lo que va del año ya llovieron unos 900 milímetros. Aún falta que pase la primavera, que es la época de mayor lluvia. La situación es muy compleja", explicó Rosiere en diálogo con Infobae. Y agregó: "Hay muchas hectáreas que no se pudieron cosechar. Algunos granos se levantaron con humedad y hoy se están pudriendo en las bolsas".

Las llamas afectaron al sur de La Pampa  (Archivo)
Las llamas afectaron al sur de La Pampa  (Archivo)

El agua azotó a la provincia durante los meses de abril y mayo. La cantidad de lluvia caída generó el anegamiento de las calles de tierra en la mayoría de los municipios de la zona norte. Además, las inundaciones destruyeron los cultivos y dejaron sin alimento a un alto porcentaje del ganado. En total hubo cerca de 600.000 hectáreas inundadas, 1.300.000 de hectáreas anegadas y un total de 2000 millones en pérdidas económicas.

Los productores consideran que una de las principales causas de las inundaciones son la falta de obras hidráulicas. Especialmente, en la cuenca del Salado. En mayo de este año el gobierno nacional anunció obras por 1000 millones de pesos para combatir las inundaciones que causa el desborde de la cuenca del río Salado. Las obras impactarían en las provincias de La Pampa, Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, que son afectadas por el exceso hídrico que se genera por el desborde.

Las pérdidas por los incendios fueron millonarias
Las pérdidas por los incendios fueron millonarias

Rosiere indicó que el gobierno provincial de Carlos Verna plantea una apertura al diálogo a los productores, pero no proponen soluciones concretas. "Tenes que convivir con la idea de que hace mucho que no se hacen obras y, en el corto plazo, no va a haber soluciones", afirmó.

Entre noviembre de 2016 y enero de 2017 el sur de La Pampa fue arrasado por las llamas. Localidades como Puelches, El Durazno, Ingeniero Luiggi y Perú fueron algunas de las más afectadas. También los departamentos de Ultracán, Chalileo y Caleu Caleu. En total se incendiaron cerca de un millón de héctareas: un 10% del suelo pampeano. Las perdidas alcanzaron los 1000 millones de pesos.

El fuego afectó a la provincia entre noviembre de 2016 y febrero de 2017 (Sistema Nacional de Manejo del Fuego)
El fuego afectó a la provincia entre noviembre de 2016 y febrero de 2017 (Sistema Nacional de Manejo del Fuego)

El agua y el fuego afectaron millones de héctareas en La Pampa. El 2017 ha sido un año devastador para la provincia y aún esperan un nuevo golpe: las lluvias que suelen caer en la primavera. Pese a todo, los productores buscan la forma de subsistir. Tienen menos ingreso de dinero y sus economías se ven afectadas. Muchos buscan otras actividades para generar un ingreso mensual. Otros viven con menos plata. Todos sufren la falta de obras y los fuertes golpes naturales.

Video: Orson Productora de medios