Lucía Caram
Lucía Caram

Un gran escándalo se generó en el seno de la Iglesia en España tras las polémicas declaraciones de una monja argentina en un programa de televisión. Se trata de la religiosa dominica Lucía Caram -recordada por sus fuertes críticas a la ex presidente Cristina Kirchner -quien ahora dijo que la Virgen María y San José tenían una relación de "pareja normal", que implicaba "tener sexo y tener una relación normal de pareja".

El pasado domingo, en el programa Chester in love, conducido por el periodista Risto Mejide, Caram aseguró que "la Iglesia durante mucho tiempo ha tenido muy mala relación" con el tema del sexo, y lo tuvo "un poco bajo la alfombra, y no era un tema tabú sino un tema que se consideraba sucio, oculto, y era la negación de lo que yo creo que es una bendición".

En el caso de la Virgen María, dijo que entiende "que realmente sea muy difícil de creer, de asumir, el tema de la virginidad de María, y encima a San José, para demostrar que no había nada, normalmente lo dibujan viejo y con barba". "Entonces era el abuelo que estaba con… yo creo que María estaba enamorada de José y yo creo que era una pareja normal", agregó , y precisó: "yo creo que lo normal, que era tener sexo y tener una relación normal de pareja".

Para Caram, la Iglesia debería "haber presentado a María y a José de otra manera, y entender que es una relación madura de amor que se abre a la vida y que es capaz de gestar y secundar un proyecto de liberación, de salvación". Sostuvo que es necesaria "una revolución y que empieza a haber una revolución (…) Porque las iglesias están vacías, el mensaje no tiene credibilidad".

Las reacciones de la Iglesia 

Las declaraciones de Caram generaron un escándalo en España. En un comunicado, el Obispado de Vic desautorizó a Sor Lucía, y aunque no la nombró directamente, se refirió a ella como "una religiosa". Afirman que "desde sus inicios" siempre ha formado parte de la fe de la Iglesia la creencia de que "María siempre fue virgen y que esta verdad de fe fue recogida y proclamada por el Concilio II de Constantinopla, siendo el primer dogma mariano y compartido por los cristianos católicos y ortodoxos".

Sostuvieron que las declaraciones de la religiosa "no se ajustan a la fe de la Iglesia", lamentando "la confusión" que se haya podido crear "entre el pueblo fiel".

Por su parte, José María Gil Tamayo, secretario general de la Conferencia Episcopal, sí se refirió directamente a Caram en un mensaje publicado en su perfil de Twitter. "El Obispo de Vic lamenta las declaraciones de Sor Lucía Caram en un canal de TV y confusión producida en los fieles", escribió. En un breve diálogo con Infobae, la monja aseguró que aún no fue sancionada.

A su vez, las religiosas dominicas del Real Monasterio de Santo Domingo de Caleruega, condenaron las declaraciones y señalaron en su perfil de Facebook: "condenamos y rechazamos las palabras y el pésimo ejemplo de sor Lucía Caram de las cuales, nosotras, monjas Dominicas de la casa de Domingo de Guzmán, somos las primeras perjudicadas".