(iStock)
(iStock)

Las picaduras de alacranes se multiplicaron en los últimos días en la ciudad de Córdoba y ya son entre tres y cinco las consultas que se reciben diariamente en los hospitales públicos de la región.

En lo que va del año, dos personas fallecieron víctimas del veneno de esta especie de arácnido, ambas menores de edad. La primera fue Isabella Orellano, una nena de 4 años, que murió el 3 de enero en el Hospital de Pasteur, de Villa María.

El otro caso ocurrió este domingo. Una nena de 7 años, identificada como Isabella Sánchez Quevedo, fue picada en Villa Carlos Paz y sufrió un shock cardiogénico, acompañado de insuficiencia cardíaca y edema agudo de pulmón. Era la hija de Cristian Sánchez, secretario de gobierno de la Municipalidad de Malagueño.

Los alacranes o escorpiones son una especie de arácnido con hábitos nocturnos, que están activos todo el año, aunque con mayor intensidad en épocas de calor y su peligrosidad depende de cada especie.

(iStock)
(iStock)

La mayor parte del día la pasan escondidos en lugares sombríos, debajo de piedras, ladrillos, escombros, troncos, grietas de pisos, zócalos o cañerías, resguardándose de los rayos solares.

Según Ruth Lleibeli, toxicóloga del Hospital de Niños, las picaduras de alacranes afectan más a los chicos, ancianos y adultos inmunodeprimidos.

Consultada por el diario La Nación, la especialista recomendó no andar descalzos y combatir arañas y cucarachas, que son alimento de los alacranes.

"En lo posible no andar descalzo y sacudir la ropa y los zapatos antes de ponérselos", dijo la médica. También recomendó, ante el caso de ser picado por el insecto, aplicar hielo en la zona para que la sangre no circule tan rápido en caso de tener la toxina y no automedicarse. Lo mejor en esos casos es consultar un médico en forma urgente y, en lo posible, llevar el alacrán que picó a la persona en un frasco de vidrio.

Consejos para prevenir

-Mantener limpios los baldíos, desinfectar las viviendas, en especial resumideros, rincones y detrás de los muebles. Combatir a sus fuentes alimenticias como cucarachas y arañas.

-No depositar residuos cerca de las viviendas, no acumular escombros, leña, ladrillos, colocar rejillas en los desagües, revocar paredes, cielorrasos y tapar las grietas.

-Evitar caminar descalzo, especialmente durante la noche, no introducir las manos en huecos de árboles, cuevas, troncos caídos o debajo de piedras.

-En los campings se aconseja limpiar alrededor de la carpa y cerrarla correctamente.

-En caso de una picadura, no realizar tratamientos caseros, solamente aplicar hielo, y consultar al médico de inmediato sin esperar la aparición de síntomas.