La iniciativa era impulsada desde hace 12 años (Télam)
La iniciativa era impulsada desde hace 12 años (Télam)

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que aumenta las penas para quienes cometan delitos viales. La iniciativa, también conocida como "Ley vial", o "Ley de delitos viales", fue sancionada por una amplia mayoría con 197 votos a favor, uno negativo y cuatro abstenciones.

El proyecto fue impulsado durante más de 12 años por la ONG Madres del Dolor, en el que siempre reclamaron castigos más severos para los que protagonizan accidentes viales en estado de ebriedad, exceso de velocidad o se escapan del lugar del accidente y abandonan a las víctimas.

Con la nueva normativa, los conductores que produzcan la muerte de una o más personas tendrán penas de tres a seis años. No será un delito excarcelable si se comprueba que manejaron con un grado de alcohol superior a un grado por litro, si dejaron a la víctima abandonada o si transitaban a un 30% más de la velocidad máxima permitida. En el caso de los choferes del transporte público, la pena se aplica si lo hacen con 0,5 gramos por litro.

El proyecto estuvo cajoneado en el Senado y a punto de perder estado parlamentario. Diputados le dio media sanción en mayo pasado y la Cámara alta, por su parte, la aprobó a fines de noviembre pero con modificaciones. La iniciativa volvió a Diputados y finalmente se convirtió en ley, pero rechazando los cambios propuestos en el Senado.

Para lograr que el proyecto se sancionara sin esas modificaciones, en la Cámara baja se aprobó con los dos tercios de los votos. De esta manera se confirmó el artículo que establece el nivel de alcohol permitido y el parámetro de exceso de velocidad, que en el Senado había quedado eliminado.

El presidente de la comisión de Seguridad Interior, el radical Luis Petri, explicó que con esta ley se busca bajar el grado de "delitos viales", ya que en la Argentina "mueren 20 personas por día, es decir que hay 7.500 muertes anuales".

Familiares de víctimas de delitos como Matías Bagnato, único sobreviviente de la masacre de Flores, y Viviam Perrone, madre de un joven que en 2002 fue atropellado y abandonado por un conductor que escapó, celebraron la medida.

Perrone pidió que "no los hagan esperar" a los familiares de las víctimas "12 o 14 años" para obtener justicia, y apuntó: "No me voy a olvidar de todos aquellos a los que no les interesó los muertos viales durante todos estos años".

"Sé que esta Ley es la base, vamos a seguir adelante. A partir de ahora, el que atropella en estado de ebriedad o con exceso de velocidad o que se escapa y deja tirada a la víctima en la calle, es un agravante", enfatizó en declaraciones a la prensa en las inmediaciones del Congreso de la Nación.
Además, dijo esperar "reducir la cifra de 25 personas por día que mueren en hechos viales", y aseguró: "No me voy a olvidar de todos los que nos tomaron de la mano y nos dijeron se va a producir un cambio".

En tanto, Bagnato consideró que dieron "un gran paso", y deseó: "Ojalá no tengamos que esperar 12 años para que las víctimas tengan los mismos derechos que tienen los delincuentes en la Argentina". "Estas leyes no son para nosotros, son para todos los ciudadanos de bien. Nosotros ya perdimos, nuestros familiares no vuelven más. Estamos luchando para que a ustedes no les maten un hijo, un padre, o un hermano", concluyó.

(Con información de DyN)