Pablo Echarri y Martín Seefeld, directores de SAGAI
Pablo Echarri y Martín Seefeld, directores de SAGAI

Por primera vez en la historia judicial argentina, varios de los actores argentinos más populares deberán rendir cuentas ante la justicia desde el banquillo de los acusados: Pablo Echarri, Martín Seefeld, Pepe Soriano, Jorge Marrale, Osvaldo Santoro y el abogado Sebastián Bloj -miembros de la directiva de la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes (SAGAI)- deberán presentarse ante la jueza Karina Marina Zucconi en calidad de imputados para declarar en indagatoria por la acusación de administración fraudulenta de los fondos de la asociación. La medida implica que la jueza hizo lugar al pedido del fiscal César Augusto Troncoso, por considerar que existen elementos razonables para considerar como sospechosos a los acusados de haber cometido el delito.

"Por albergarse el estado de sospecha hágasele saber a José Carlos Soriano, Jorge Marrale, Osvaldo Santoro, Martín Seefeld y Pablo Echarri que deberán comparecer el 21 de diciembre del corriente año a prestar declaración indagatoria, bajo apercibimiento en caso de no hacerlo de dictar de ordenar sus inmediatas detenciones". Con estas palabras la jueza Zucconi hace lugar al pedido del fiscal y establece que cuatro días antes de Navidad los actores y el abogado deberán rendir cuentas ante su estrado. La causa judicial pertenece al fuero penal y si se encontrara culpables a los acusados deberían cumplir penas que van desde los seis meses a los cuatro años de prisión.

"La jueza entiende que hay elementos suficientes que podrían acreditar la existencia del delito y por eso ordena el llamado a indagatoria", dijo a Infobae Nicolás Ramírez, abogado de Mario Galvano, patrocinante de la causa que acusa a la directiva de SAGAI.

–Es inédito que al estrado de la justicia se deban presentar una serie de actores que gozan de mucha popularidad en la sociedad. ¿Hace alguna diferencia el rol que tienen los acusados?
–No, no debería hacer ninguna diferencia. Eran personas que manejaban fondos que no les pertenecían y ante una irregularidad ellos deben responder.

La causa se basa en la sospecha de administración fraudulenta debido a la decisión que tomó la dirección de SAGAI de condonar 300 millones de pesos de una deuda que por decisión judicial DirecTV debía pagar a la entidad y que, mediante un acuerdo privado, quedó en 111 millones de pesos, cuando el monto original alcanzaba a los 454 millones de pesos. Esta acción que no fue consultada a la asamblea de socios de SAGAI provocó que uno de ellos, el actor Mario Galvano, iniciara esta causa ante la justicia.

¿Es posible que los actores hayan sido mal asesorados para esta decisión?
–Entendemos que no. Hay elementos objetivos que señalan serias irregularidades que ellos van a tener que explicar ante la justicia. Estamos hablando de una situación en la que SAGAI tenía a su favor una sentencia de más de 400 millones de pesos y ellos deciden sin consultarle a nadie una quita de 300 millones de pesos. Eso deja de ser una cuestión de mal asesoramiento e indica que hubo una irregularidad.

Los miembros de SAGAI se presentaron a diversos programas para explicar su posición y defenderse de las acusaciones, pero ante la novedad del llamado a indagatoria, este medio intentó comunicarse con ellos y con su abogado Cristian Cúneo Libarona, pero no atendieron los teléfonos. El martes presentaban su postura en el programa El diario de Mariana, que se emite por las tardes por Canal 13, de esta manera.

El martes, SAGAI celebró sus diez años y en esa oportunidad Pepe Soriano respondió a las acusaciones: "Acá estoy yo, José "Pepe" Soriano, a mis 88. Actúo, estudio, salto y trasnocho y tengo el honor de ser el Presidente, desde hace ya diez años, de SAGAI. No vamos a contar lo que es la sociedad, porque todos los que estamos acá esta noche y seguramente muchos más que no pudieron llegar, somos SAGAI". Luego agregó: "Se dijo mucho en estos días. De SAGAI, de mí y de la Comisión Directiva. Se nos injurió y se nos faltó el respeto, mintiendo descaradamente. Y hoy nosotros estamos acá de pie juntos, reunidos, celebrándonos. Porque si el precio por defender nuestro derecho es ese, nos encuentra más en pie que nunca. Aunque tuviera que usar dos bastones, acá estaría y acá estaré. Nos negamos a entrar en el juego amarillo de los medios, en el escándalo que debilita a los actores, a las actrices y a la profesión. Nosotros nos defendemos con el arma más poderosa y humana que existe: la verdad".

El 21 de diciembre los actores Soriano, Echarri, Seefeld, Marrale, Santoro y el abogado Bloj se deberán presentar ante el juzgado penal Nº 15 en compañía de sus abogados defensores para brindar una indagatoria oral. Luego de esa jornada, la jueza Zucconi tendrá diez días para decidir la situación procesal de los imputados: si continúa el proceso o les dicta falta de mérito. Lo cierto es que por primera vez un grupo de actores que goza de la popularidad y el favor popular se deberá sentar ante el banquillo de la justicia acusados de un delito penal que podría costarles la prisión. Un drama shakespereano que tiene lugar en sus propias vidas.