Eduardo Screpanti, el marido de la víctima
Eduardo Screpanti, el marido de la víctima

El sábado por la noche, Mabel Da Rocha estaba por cerrar su almacén ubicado en la calle Mar del Plata al 1100, en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo. De repente, cuatro motochorros ingresaron al local, le dieron un culatazo en la cabeza a su marido, Eduardo Screpanti, y exigieron dinero. Les dieron la recaudación de la caja y lo que tenían en los bolsillos, ella no se resistió pero la mataron igual.

"No sé si se puso nerviosa, no entiendo por qué le hicieron eso. Le dieron puntazos por todos lados", se lamentó Screpanti. Mañana, el matrimonio asaltado iba a cumplir 32 años de casados. "Me sacaron una parte de mi vida, ya nos habían robado entre 8 y 9 veces, quiero que se haga justicia", agregó, en diálogo con radio La Red.

"Escuché que gatillaban pero no salían las balas. Decían 'matala, matala'", graficó.

Los delincuentes huyeron con un botín de 25.000 pesos. La investigación quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Merlo, y aún no hay detenidos.

En tanto, uno de sus hijos dijo: "Se ensañaron, ni a un perro se le hace eso". Además, relató que le avisaron del robo y al llegar se encontró con "un desastre de sangre". "La cargué como venía y se me terminó muriendo en los brazos. Ahí se me terminó todo, se me vino el mundo abajo", expresó.

En tanto, otro hijo de Da Rocha, Juan Screpanti, contó al canal C5N que "no hubo resistencia, no hubo nada" por parte del matrimonio para que los delincuentes reaccionaran con semejante violencia.

El crimen se registró cuando el matrimonio estaba por cerrar el almacén junto a dos empleados y llegaron los asaltantes en dos motos.

El local de Da Rocha y Screpanti
El local de Da Rocha y Screpanti