@emergentemedio
@emergentemedio

Decenas de personas se congregaron frente a un tradicional café de la ciudad de Buenos Aires para protestar con un "besazo" por la presunta discriminación que sufrió allí una pareja de lesbianas días atrás.

A pesar del frío y de la lluvia, activistas LGBT (siglas que designan al colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero) se reunieron frente a La Biela, una confitería ubicada en el céntrico barrio de Recoleta.

El objetivo era repudiar con besos el supuesto episodio de discriminación en el que se vio involucrada Belén Arena, una joven de 25 años, con otra chica en ese local gastronómico.

A la protesta, los activistas también llevaron música, paraguas y banderas con los colores del colectivo y carteles en defensa de la diversidad sexual.
"Que el amor prevalezca", gritaban algunos, mientras que un grupo de lesbianas cantaba "somos guerrilla de la subversión sexual".

En diálogo con la prensa, Arena recordó que fue expulsada del café por un camarero que supuestamente consideró "inapropiado" que la joven acariciara a su compañera.

"Me dijo que no podíamos estar así, que era inapropiado para el lugar porque la gente se sentía incómoda", explicó la joven, quien luego del episodio hizo la denuncia ante la Policía.

Télam
Télam
Télam
Télam

"Nadie del local se comunicó conmigo y, de hecho, no hicieron más que inventar una versión tras otra", agregó.

La joven, que ya ha denunciado este tipo de situaciones en otros sitios de la ciudad, afirmó que espera que desde el bar le pidan "disculpas públicas".

José, encargado de La Biela, explicó a Infobae su versión: "Nadie echó a nadie. Era una situación obscena, de abrazarse y besarse. Entonces le pedí al mozo que le dijera que respetaran el lugar".

"La mujer me increpó, me dijo que iba a llamar a la policía. Había un oficial acá y hablaron afuera. La pareja de ella se quedó adentro, pagó la cuenta y se fue", aseguró. Y sentenció: "Nadie las echó. Es más, ella me increpó a mí".