Un estudio echó luz sobre los posibles daños del celular (iStock)
Un estudio echó luz sobre los posibles daños del celular (iStock)

En 2011, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó a la radiación de los celulares como "posibles carcinógenos para los seres humanos". Tal clasificación había encendido las alarmas en una época en la que el teléfono móvil se convirtió en casi un apéndice humano.

El Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) de Madrid se propuso dilucidar la cuestión y estudiar las ondas electromagnéticas que se desprenden de los celulares, el wi-fi y las computadoras. Para ello, los investigadores revisaron 350 trabajos ya realizados entre 2013 y 2016 sobre la materia.

En su informe presentado el martes, el CCARS incluyó, además, fenómenos tecnológicos que hasta el momento no se les había prestado tanta atención como el 4G, los escáneres de los aeropuertos o la compatibilidad de celulares con dispositivos como marcapasos y su incidencia en la salud de los usuarios.

Revisaron 350 trabajos hechos sobre la materia (iStock)
Revisaron 350 trabajos hechos sobre la materia (iStock)

Los resultados son tajantes: tanto en las nuevas tecnologías implicadas como en las anteriores no hay pruebas para decir que provoquen cáncer. "No hay evidencias", repitió el líder de la investigación, el epidemiólogo Francisco Vargas.

El informe descartó cualquier daño en el organismo relacionado a los celulares o a los electrodomésticos y las antenas. Entre las conclusiones, resaltaron que "no existen razones técnicas ni sanitarias que justifiquen la imposición de límites de exposición más exigente que los recomendados hasta la fecha por la Organización Mundial de la Salud".

Puntualmente por la presunta vinculación entre los celulares y el cáncer -una de las grandes preocupaciones de la actualidad-, el estudio también aportó tranquilidad. "Los estudios bien diseñados y las tendencias de tumores a lo largo del tiempo arrojan unas conclusiones claras. No hay motivo de preocupación", aseguró Vargas.

Los estudios revelaron que no hay pruebas que asocien al celular y al cáncer (iStock)
Los estudios revelaron que no hay pruebas que asocien al celular y al cáncer (iStock)

Una de las alertas que se desprende del estudio es que no es conveniente tener los celulares muy cerca de otros aparatos de hospitales porque emiten radiación electromagnética. Recomendaron una distancia mínima de un metro. En cuanto a los portadores de marcapasos cardíacos, descartaron la interferencia de la telefonía móvil, pero aconsejaron no tener un celular encendido a 15 centímetros del dispositivo.

En el desglose de las conclusiones, por más que reconocieron que hay pocos estudios sobre los posibles daños de las radiofrecuencias en embarazadas, no se registró una relación nociva. Las mediciones de escáneres de aeropuertos, por su parte, revelaron que el nivel de radiación "es muy bajo", equiparable a juguetes o aparatos teledirigidos.

LEA MÁS: