(IStock)
(IStock)

Monitorear a poblaciones vulnerables, brindar asistencia remota o controlar a enfermos crónicos forma parte de la medicina del futuro: llegar con tecnología de vanguardia a dónde antes no se llegaba.

Con esa premisa, le telemedicina se instala cada vez más fuerte en el país, y ya funciona con gran éxito en el mundo. Es la tecnología puesta al servicio de la salud con especialistas en emergentología que trabajan las 24 horas, los 365 días del año.

"Brindamos soporte a emprendimientos de empresas que están en situaciones o sitios hostiles, como son campamentos mineros, petroleras, empresas hidroeléctricas, en dónde la medicina convencional de otra manera sería casi imposible de llegar, y la brindamos mediante tanto conexión de datos como de audio o a través de monitores multi polimétricos que nos trasmiten cuál es la situación del paciente", explicó a Infobae el doctor Gabriel Barbagallo, Gerente Médico de Filiales de Osde.

El experto, señaló que la complejización de la medicina, sumado a la ausencia de algunas especialidades, hace cada vez más crítico, en un país tan extenso, llegar con los avances que la medicina impone.

"Aprovechar recursos tecnológicos permite acortar tiempos de respuesta que, en situaciones críticas pueden ser vitales. No es casual que los países donde estas prácticas están más desarrolladas sean Australia y Nueva Zelanda, cuya densidad de población es aún menor que la nuestra", agregó Barbagallo.

El médico, pieza clave de este proceso

El objetivo es que médicos de todo el mundo puedan estar conectados y brindar teleasistencia (Shutterstock)
El objetivo es que médicos de todo el mundo puedan estar conectados y brindar teleasistencia (Shutterstock)

Esta nueva forma de concebir la medicina del futuro no viene a reemplazar la presencia del personal médico, sino que viene a complementar su tarea.

"Es un soporte simplemente porque es imposible reemplazar la presencia de un médico en una situación crítica. Es una ayuda para que pueda tomar las decisiones correctas".

En lo que va del primer año, se han asistido a más de 200 eventos con sólo un 10% de derivaciones.

"En los últimos años han habido avances muy disruptivos. Creo que la telemedicina va a ser una parte de la práctica médica diaria. Vamos a poder pedir interconsultas al exterior, a los mejores especialistas del mundo. Por ese lado vamos a ir repensando nuestra forma de provisión de salud, sin reemplazar la presencia del médico. El futuro va por el lado a dar un mayor soporte", concluyó el especialista.