La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, presentó hoy en La Plata un nuevo Centro de Monitoreo con la idea de controlar los arrestos domiciliarios, las salidas transitorias, los casos de violencia de género y lo que sucede en las unidades penitenciarias. En este marco, le realizó un pedido a la Justicia: que amplíe el sistema de pulseras para los arrestos domiciliarios.

"En este centro vamos a poder saber qué pasa con las personas que tienen arresto domiciliario, y también esperamos que la Justicia, en aquellos delitos con penas bajas, pueda ampliar el sistema de pulseras. Delitos que no sean graves, de menos de un año de pena, podrían ser incorporados con la garantía de un sistema que las 24 horas y los 365 días del año está controlando lo que pasa", advirtió Vidal durante un acto que compartió en la capital provincial junto al ministro de Justicia, Gustavo Ferrari.

Durante su exposición, además, señaló que "con las cárceles nadie antes se había metido". "Por muchos años no se trabajó en contra del delito dentro del Estado con la policía, tampoco se trabajó en el tema del Servicio Penitenciario", amplió. Es este sentido, señaló que desde que asumió como gobernadora inició "una profunda reforma" que derivó en que "6 mil policías ya no pertenezcan más a la fuerza", mientras que en el Servicio Penitenciario "hay 2 mil agentes que no pertenecen más".

"Tenemos una meta ambiciosa: que 7 de cada 10 detenidos hayan estudiado o estén trabajando dentro de la cárcel", aseguró Vidal.

Con la puesta en funcionamiento del Centro de Monitoreo, el Ejecutivo busca realizar un seguimiento en tiempo real de los 1.560 internos con prisión domiciliaria y de las salidas transitorias autorizadas por la Justicia a través de un GPS y un chip SIM.

En el caso de la violencia de género, se controlará a través del sistema de pulseras duales. En el caso de una persona que esté denunciada por violencia y la Justicia le haya dictado una medida perimetral que le impide acercarse a una mujer que lo denunció, se le instala un dispositivo que funciona junto al botón antipánico, cuando el agresor denunciado se acerca se emite el alerta en el Centro de monitoreo.

Por otro lado, las 120 unidades destinadas al traslado de detenidos (micros, ambulancias y camionetas) estarán monitoreadas a través de un GPS desde el mismo centro de observación.

Respecto de las cámaras de seguridad en las cárceles, el proyecto prevé en esta primera etapa que comienza hoy en tres unidades (una de La Plata y dos de Los Hornos), vigilar a los internos las 24 horas durante los 365 días del año, en tiempo real, para obtener una alerta temprana de eventuales conflictos en situación de crisis.