"Están todos muertos. En la marcha Cambiemos Bonzi facho. QEPAD MEV MM". Este mensaje anónimo volvió a poner en alerta a la seguridad del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, quienes en las últimas horas fueron víctimas de amenazas y de otros actos violentos.

La intimidación fue hallada dentro de un sobre negro que fue encontrado en un local partidario de Cambiemos en La Matanza, según informaron fuentes oficiales a Infobae.

La investigación quedó a cargo de la fiscal Andrea Palin, de la UFI 9, y entre otras medidas dispuso la consigna policial en el establecimiento, el secuestro del sobre por Policía Científica con cadena de custodia, establecer huellas y/o rastros, el relevamiento de las cámaras de seguridad casa por casa, y citar para una primera audiencia a la persona que denunció la intimidación.

La semana pasada, la Policía Federal detuvo a María Carolina Pavlovsky, imputada por una terrible amenaza a la hija de Macri y Juliana Awada, Antonia, a través de las redes. "Macri estás avisado! Tu hija no va a 'desaparecer', no la saques de tu casa. No me importa que sea una nena! Se que es tu hija y a que colegio va". El mensaje estuvo acompañado por la foto de un arma y el pedido de aparición de Santiago Maldonado.

En tanto, a finales de agosto, se detuvo a un hombre acusado de haber amenazado telefónicamente al jefe de Estado el 26 de agosto de 2016, con un llamado en el que advirtió que "la casa de Macri va a reventar". Se trata de un hombre de 26 años con domicilio en la localidad de Ranelagh, partido de Berazategui, según informó el Ministerio de Seguridad.

"No estamos dispuestos a permitir que nadie genere miedo o incertidumbre. Aquellos que cometan amenazas o intimidaciones no quedarán impunes: vamos a trabajar para que rindan cuentas ante la Justicia", aseguró en ese momento la ministra del área, Patricia Bullrich. Y no son los únicos casos. Desde que Macri accedió a la presidencia se detuvo a varias personas acusadas de realizar amenazas contra el Presidente, su familia o la Casa Rosada a través de vías como el sistema 911 o redes sociales.

LEA MÁS