La Cámara Nacional Electoral resolvió este martes "adecuar el criterio" de asignación de fondos públicos para la impresión de boletas de votación, a raíz de "la proliferación de listas internas" en las próximas PASO. El tribunal se expidió ante el planteo de una alianza de Santa Fe que pretendía que el Estado afrontara el pago de las boletas de sus doce listas, y abogó para la implementación futura de "un nuevo sistema de votación basado en un modelo de boleta única" en papel.

A partir de un fallo emitido en 2013 por la Corte Suprema y conocido como "Alianza UNEN", el Estado entregaba "el importe correspondiente a una boleta por elector para cada lista de precandidatos". Sin embargo, la CNE advirtió que la situación cambió, ya que hubo una "significativa multiplicación" de listas, lo que graficó con la situación de Santa Fe, que en 2015 contó con 14 nóminas de precandidatos a diputados nacionales -entre todas las agrupaciones- mientras que este año registra 57, lo que implica un aumento de más del 400%.

Si se siguiera esa interpretación de la ley electoral, el Estado debería entregar, de acuerdo al fallo, "una cantidad de boletas que supera en 57 veces el número de electores habilitados para votar, lo que importaría una afectación claramente irracional de los siempre limitados recursos disponibles del Estado".

Había casos que rozaban el ridículo, como el del filonazi Bandera Vecinal, que aspiraba a recibir casi 20 millones de pesos, que con la nueva decisión pasarán a ser 2,5 millones de pesos.

Frente a ese panorama, la CNE resolvió que se implemente un sistema análogo al que se usa para distribuir el financiamiento público de los partidos, es decir, un reparto igualitario a todas las agrupaciones, complementado por una pauta de representatividad. Dicho de otra forma, ordenó que se entregue a cada partido el equivalente a una boleta por elector, y que a esa cifra se añada "una proporción equivalente al resultado de multiplicar el valor unitario de impresión de cada boleta por los votos obtenidos en la última elección general para la misma categoría", que será "dividido por la agrupación, en partes iguales, entre sus listas internas".

El fallo incluyó un voto a favor de la boleta única en papel. Los jueces hicieron notar que la cuestión del pago de las boletas es parte de las "problemáticas características del instrumento de votación vigente", que la CNE viene criticando desde 2007.

En esa línea, aclararon que la boleta única podría no ser electrónica, como impulsó en su momento el gobierno, sino también en papel. Al respecto, advirtieron: "Si bien el Congreso de la Nación ha dado trámite a un proyecto de ley del Poder Ejecutivo en el que se debate instrumentar un nuevo sistema de votación basado en un modelo de boleta única, lo cierto es que en dicho proyecto sólo se prevé su uso mediante un dispositivo electrónico, sin contemplar su implementación directa en papel".