Las tareas de identificación de 123 combatientes sepultados en el cementerio de Darwin arrancaron de la peor forma: se difundieron macabras imágenes que dan cuenta de las excavaciones que se realizan en Malvinas y, de esa manera, se violó el artículo 6 del Plan de Proyecto Humanitario (PPH) que firmaron la Argentina y el Reino Unido.

El alerta llegó en la tarde del domingo casi en forma de súplica por parte de la presidenta de la Asociación de Familiares de Caídos en Malvinas, María Fernanda Araujo, quien avisaba a sus contactos acerca de la difusión de imágenes que muestran las tareas que se están desarrollando en estos días en el cementerio de Darwin, donde de las 237 tumbas existentes 123 corresponden a combatientes cuyos cuerpos no están identificados.

Para llegar finalmente a la exhumación, fue necesario atravesar una larga cadena de marchas y contramarchas, ya que en primer lugar a la fecha no se ha podido aún contar con la aprobación de la totalidad de los familiares de los caídos. En algunas circunstancias incluso no existen datos sobre su paradero.

No obstante, el proceso de negociación iniciado en 2011 finalmente logró cierto margen de complacencia por los sectores que más se oponían, fundamentalmente cuando se obtuvo un compromiso de las partes involucradas de que no se dispondría de oficio el traslado de los cuerpos identificados al continente. Esto solo se aceptó en caso de voluntad manifiesta de cada familia en particular.

Entre la Cruz Roja Internacional y los gobiernos de Argentina e Inglaterra se elaboró un pormenorizado protocolo para la realización de la tarea. En el artículo 6° del documento se señala taxativamente todo lo relacionado con la reserva en la que se debe llevar a cabo el procedimiento. En ese punto se incluye la prohibición de cualquier tipo de presencia periodística o de difusión de imágenes.

Sergio Novarin, presidente de la Confederación de Veteranos de Guerra de la Provincia de Buenos Aires, confirmó a Infobae la veracidad de la noticia anticipada por Fernanda Araujo. "Están llegando fotos tremendas y teníamos el compromiso expreso de las autoridades argentinas de que esto no ocurriría", dijo.

El escándalo nace a partir de la publicación en una página de Facebook llamada "Relatos históricos de la guerra de Malvinas" cuyo titular dice llamarse Dante Cantone. Según los datos del perfil, el usuario habría nacido en 1976, por lo que no sería veterano de guerra.

Las fotos no fueron difundidas ni pertenecen al equipo de la Cruz Roja Internacional que trabaja en el cementerio. Ninguno de los miembros del CICR compartió ni autorizó la publicación de imágenes de la labor humanitaria que están llevando a cabo den Darwin.

Tanto los familiares consultados por Infobae como varios referentes de los VGM, han anticipado que este lunes solicitarán algún tipo de explicaciones a las autoridades argentinas responsables de verificar que se cumpla el compromiso asumido por ambos gobiernos y el organismo internacional.

LEA MÁS: