Julio De Vido suma dolores de cabeza en Comodoro Py (Foto: Adrián Escandar)
Julio De Vido suma dolores de cabeza en Comodoro Py (Foto: Adrián Escandar)

El diputado nacional Julio De Vido se refirió al pedido de desafuero y detención  que realizó el fiscal Carlos Stornelli en una causa por supuesto desvío de fondos para Río Turbio: "Esto es parte de la campaña política del PRO para estas elecciones porque ven una derrota fenomenal".

El ex ministro de Planificación del kirchnerismo participó esta tarde de reuniones de comisión en la Cámara de Diputados, pese a las malas noticias que recibió desde Comodoro Py. Ahora el juez federal Luis Rodríguez deberá determinar si acepta o no lo solicitado por Stornelli en un dictamen de 67 páginas donde también se requirió que otros sospechosos sean detenidos, entre ellos Roberto Baratta, segundo de De Vido.

El ex funcionario de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner denunció que hay una persecución en su contra y señaló a la diputada Elisa Carrió porque se encarga de "difamar y acusar". "Además son delitos que nosotros no pudimos haber cometido porque fácticamente no intervinimos en la operación", agregó.

Casi a la par, el presidente Mauricio Macri se refirió a la situación del ex funcionario de CFK. Adelantó que los legisladores de Cambiemos respaldarán el proceso de desafuero en el Congreso Nacional. Para eso, primero es necesario que se expida el juez Luis Rodríguez.

Más tarde, Adrián Maloneay, titular del estudio jurídico que asiste a De Vido, difundió un comunicado en el que recordó que el ex ministro de Planificación "se encuentra a total disposición de todas las revisiones judiciales que se realicen sobre sus actos" y que debido a esto "no es necesario ningún pedido hostil para que se presente ante la justicia".

Asimismo, el letrado sostuvo que De Vido fue víctima de un "show mediático" que "no guarda ninguna relación con lo que se investiga" y calificó de "inédito" al pedido del fiscal Stornelli, que "no se ajusta a ninguno de los parámetros que deben evaluarse para fundar una solicitud de esa naturaleza".

En la misma línea, consideró que el pedido de desafuero y detención "contraviene las más elementales exigencias en la materia" y lo atribuyó a "un mecanismo de presión que se suma a otras voces que vienen ejerciendo similares presiones contra el Poder Judicial, en las causas que se relacionan con diputados o protagonistas de la oposición".

"No existe el menor indicio de que Julio De Vido pudiera estar incurso en una inconducta procesal que lo justifique; las irregularidades denunciadas no están probadas; la magnitud del presunto daño es apenas conjetural ya que la magnitud de perjuicio económico que invoca el Fiscal y es repetida en los medios es, en verdad, la inversión de las obras realizadas que, por su naturaleza energética, necesariamente involucraron una asignación presupuestaria de carácter significativo que fue aprobada por el Congreso de la Nación", agregó.

Y concluyó: "Hasta aquí, la Fiscalía no había realizado ningún acto de impulso procesal ni promovido una sola prueba cuyo resultado ahora justifique -explique- el temperamento adoptado hoy".