El Gobierno buscará proteger el 10% de la superficie del Mar Argentino a través de la creación de parques nacionales marítimos en la zona económica exclusiva (ZEE). Con este plan, intentará cumplir con los compromisos internacionales asumidos en 2010 en la cumbre ambiental de Aichi en Japón.

En ese acuerdo, la Argentina se comprometió a extender de un 2,8%, su actual superficie costera protegida, a un 10% sus áreas de mar protegidas para resguardar sus ecosistemas oceánicos y mitigar potenciales extinciones, producto de la sobrepesca, la explotación petrolera, la contaminación por el tránsito marítimo y, en menor medida, los ejercicios militares.

La ley N° 27.037, que sancionada en 2014, promueve la preservación de la plataforma continental y establece cinco categorías diferenciadas de protección y restricciones para el mar. La norma, que nunca fue reglamentada, podría ser oficializada por el presidente Mauricio Macri antes de fin de año.

Si bien las áreas a ser protegidas serán debatidas en el Congreso, el biólogo Santiago Krapovickas, consultor de la ONG CLT, explicó a La Nación cuáles podrían ser:

El frente marino del Río de la Plata.

El frente de la plataforma media de la provincia de Buenos Aires.

La zona de Bahía Blanca, en el área marina de aguas nacionales, denominada El Rincón.

La franja oceánica en Chubut.

El frente oceanográfico en Santa Cruz.

El talud austral en el pasaje de Drake, que incluye la península Mitre, la Isla de los Estados hasta el banco Mamuncurá- Burdwook.

El borde de la plataforma continental austral, denominada Agujero Azul.