El publicista Darío Lanis
El publicista Darío Lanis

Asesoró a Rafael Correa y a su sucesor, Lenín Moreno, que retuvo para el oficialismo la presidencia de Ecuador tras una reñida segunda vuelta contra el banquero Guillermo Lasso hace más de un mes y medio. Hizo lo propio con Pedro Kuczynski, que se transformó en presidente de Perú tras imponerse sobre Keiko Fujimori por un puñado de votos en junio del año pasado.

Fue, además, el artífice detrás de la primera derrota electoral de Mauricio Macri como presidente, también en junio del año pasado: la victoria del peronista Juan Manuel Llamosas en la intendencia de Río Cuarto, Córdoba, después de aventajar por más de 13 puntos al radical Eduardo Yuni, el candidato de la Casa Rosada.

Pero el publicista Darío Lanis, un desconocido en el mundo de la política, al menos públicamente, está abocado por estos días a una tarea mucho más ardua: la de quebrar la grieta entre el oficialismo y el kirchnerismo. Entre Macri y Cristina Kirchner. En la ciudad y en la provincia de Buenos Aires. Socio de la agencia Cravero Lanis -figuró quinta a nivel mundial en el tradicional ranking de The Gunn Report– y de Human, Lanis es el cerebro detrás de Sergio Massa y de Martín Lousteau, los dos dirigentes que quieren romper la polarización. "Polarizar con la polarización", como suele definir en privado el líder del Frente Renovador.

Según allegados al diputado y ex candidato presidencial, el creativo conoció a Massa durante la campaña del 2015. Lo asesoró en el último tramo de la carrera electoral con algunos trabajos puntuales. Hasta ahora se sabía que el peruano Sergio Bendixen y el español Antonio Sola habían sido los consejeros publicitarios del ex intendente de Tigre en la última campaña en la que salió tercero, detrás de Daniel Scioli y de Macri.

Lanis recién se metió de lleno en la estrategia del ex jefe de Gabinete a fines del año pasado, e intensificó su asesoramiento este año: lo visita seguido en las oficinas porteñas del diputado sobre la avenida Libertador, y fue el ideólogo de "Bajemos los precios", la campaña que Massa y Margarita Stolbizer viralizaron en las redes sociales y cuyo eslogan apunta a reducir el valor de once productos de la canasta básica.

Sergio Massa junto a Martín Lousteau en Estados Unidos
Sergio Massa junto a Martín Lousteau en Estados Unidos

En el caso de Lousteau, Lanis encabeza la estrategia publicitaria y mediática al menos desde la última campaña, en el 2015, en la que el ex ministro de Economía K arañó la Jefatura de Gobierno porteña, que perdió en manos de Horacio Rodríguez Larreta por un par de puntos. La estrategia del publicista, según confiaron allegados al ex embajador en Washington, apunta a achicar la distancia con Elisa Carrió -la candidata oficial- y a la redefinición del concepto de la palabra "éxito". "¿Por qué perder con Carrió por 10 puntos es un fracaso?", se preguntan en las oficinas de la calle Costa Rica del ex funcionario, influenciados por los lineamientos del creativo. Allí, en el búnker del barrio porteño de Palermo del ex diplomático, donde pisa fuerte su primo y jefe de campaña, Guillermo Laje, tildan de "bielsista" a Lanis, en alusión al método que pregona Marcelo Bielsa: "Prevalecen el método y las ideas por sobre el resultado".

En ese sentido, allegados al publicista -celoso del bajo perfil, rechazó los reiterados llamados de Infobae– explicaron que tanto en los casos de Lousteau como Massa, la estrategia apunta al 2019: como candidato a la jefatura porteña nuevamente y como postulante presidencial, otra vez, respectivamente.

De hecho, Massa aún no definió si el 13 de agosto será candidato. Todavía juega al misterio. Depende, en parte, de los movimientos del peronismo y del kirchnerismo. De la postulación o no de la ex presidenta. De las encuestas y de la creatividad de su publicista. Pero especialmente de la grieta.

Si bien el escenario de Lousteau es igual de complejo respecto de la polarización impulsada por la Casa Rosada y por el kirchnerismo, el ex embajador, que el viernes aterrizó en el país tras una larguísima mudanza, reapareció ayer en un acto con el socialismo porteño y ya está decidido a lanzar su candidatura. El jueves, por lo pronto, será el único orador del locro patrio organizado por un sector del radicalismo porteño en el predio de Costa Salguero, lo que podría marcar el inicio oficial de su campaña, en la que enfrenta un doble desafío: el de achicar la brecha con Carrió, y el peligro de no ser alcanzado por el peronismo y salir tercero.

Lanis está desde hace días abocado a pulir el discurso del ex funcionario: el jueves, se lo puede escuchar por la módica suma de 300 pesos, el valor más bajo del cubierto.

En la lista de asesorados por el creativo figura Miguel Galuccio, el ex CEO de YPF. Según publicó el diario La Nación en 2012, Lanis había sido contratado por Doris Capurro, encargada del área de comunicaciones de la petrolera estatal por esos años, para escribir los discursos del ejecutivo.

Pero más allá de su relación con Massa y Lousteau, el publicista se reunió en los últimos meses con María Eugenia Vidal en reiteradas oportunidades. Allegados a la gobernadora le confirmaron a este medio que se encontró con ella en sus oficinas porteñas, en el piso 19 del Banco Provincia, en más de una ocasión. Paradojas de la política y la comunicación: el creativo que quiere quebrar la grieta junto a la dirigente más determinante del PRO y una de las que más caldea la polarización entre el oficialismo y el kirchnerismo. Interesante alquimia para Jaime Durán Barba, principal asesor comunicacional del Gobierno, y Juan "Papón" Ricciarelli, publicista estrella de la provincia de Buenos Aires.