Las banderas de los países miembros de la Unasur, en la sede del organismo en Quito (Reuters)
Las banderas de los países miembros de la Unasur, en la sede del organismo en Quito (Reuters)

A menos de una semana de haber asumido la presidencia pro tempore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el gobierno de Mauricio Macri evalúa en estas horas la posibilidad de exponer un nuevo mensaje o mandar una misión especial de ese organismo a Venezuela para intentar un acercamiento al régimen de Nicolás Maduro bajo un estricto objetivo: comprometer una fecha de convocatoria a elecciones.

Según revelaron a Infobae fuentes calificadas de la Cancillería argentina, la intención de Macri es ejercer presión desde la Unasur para poner freno a la crisis de Venezuela y evitar más muertes en las calles en los enfrentamientos de la oposición con el gobierno de Maduro.

"Estamos evaluando todo y la posibilidad de presidir la Unasur nos da una oportunidad única para poder buscar una solución a la crisis de Venezuela", dijo un encumbrado funcionario del gobierno. De esta manera, quedó ratificada la estrategia de Macri que sería poner a consideración de la Unasur el envío de una misión especial a Caracas para acercar posiciones con Maduro. También se analiza emitir un comunicado de la Unasur para exigir el diálogo y la recomposición del orden. En cualquier caso, no será tarea sencilla llevar adelante esta estrategia ya que por la carta fundacional de la Unasur cada una de las decisiones que tome ese foro deben ser avaladas por consenso. Es decir que el voto negativo de al menos un miembro podría derribar de plano cualquier decisión. En este caso, podría pesar en contra de cualquier propuesta de la Argentina no sólo el voto de Venezuela en el seno de la Unasur sino también de sus aliados incondicionales como son Ecuador, Bolivia o Nicaragua.

La represión del régimen chavista contra opositores ya dejó más de 20 muertos en los últimos días (Reuters)
La represión del régimen chavista contra opositores ya dejó más de 20 muertos en los últimos días (Reuters)

El gobierno de Macri evalúa todas las alternativas posibles. Incluso se mencionó la idea de armar una reunión de carácter urgente de la Unasur para abordar el problema de la crisis de Venezuela que en los últimos días se cobró más de 20 muertos.

"Hay que ir con pies de plomo y no dar pasos en falso. Si bien la Argentina cuenta ahora con la presidencia temporaria de la Unasur no puede tomar cualquier definición que no esté avalada por el resto de los miembros de este bloque", detalló a Infobae un diplomático que trabaja en el tema desde el viernes pasado.

La semana pasada, cuando Venezuela traspasó la presidencia de la Unasur a la Argentina, la Cancillería comunicó que el gobierno de Macri asume dicha responsabilidad "con el espíritu de elaborar planes concretos que nos acerquen a los ideales de integración regional que fundamentaron la creación" del bloque. Así, anticipó que se incentivarán "acciones y proyectos que acerquen a nuestros países al desarrollo de la región en procura de mejorar la vida cotidiana de los sudamericanos y de nuestros pueblos".

Por otra parte, antes de tomar alguna determinación la Unasur debe definir el próximo secretario general ya que Ernesto Samper finalizó su período y entregó el cargo.

La Argentina cuenta con la presidencia de la Unasur hasta el 17 de abril de 2018. Al evaluar el perfil de lo que será la gestión de Macri al frente de la Unasur la canciller Susana Malcorra fue tajante: "Nos parece que es el momento de ir de los dichos a los hechos y empezar a trabajar". En clave diplomática esto implicaría darle mayor sustento práctico a la Unasur y lograr resultados concretos de este foro de países de América del Sur.

Por otra parte, esta estrategia de la Argentina al frente de la Unasur fue dialogada entre Malcorra y el papa Francisco el viernes pasado en la visita que la canciller argentina hizo al Vaticano. En ese encuentro el Sumo Pontífice le transmitió la preocupación de la Iglesia por la profundización de la crisis de Caracas y la falta de resultados positivos en la gestión de diálogo que se dispuso a encarar en Venezuela el Papa.

La eventual decisión de la Unasur de enviar una misión especial para dialogar con Maduro e instar a un llamado inmediato a elecciones contará sin dudas con el aval del Vaticano.