Alejandra Gils Carbó (Adrián Escandar)
Alejandra Gils Carbó (Adrián Escandar)

La Procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, presentó un descargo ante la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal para explicar el proceso de compra del edificio de la calle Perón 667, que está bajo investigación judicial por el pago de comisiones sospechosas.

Gils Carbó envió a la diputada del Frente Renovador Graciela Camaño, que preside la Comisión, el informe realizado por la Procuración donde detalla el proceso de compra del edificio. Allí se explica el modo en qué se hizo la licitación, las ofertas que se presentaron y las intervenciones de distintas áreas, tanto de la Procuración como de otros organismos estatales.

La funcionaria también explicó lo sucedido luego de que el 8 de abril pasado Infobae revelara que Juan Carlos Thill, medio hermano de Guillermo Bellilngi, quien fuera subdirector general de la Procuración, cobró 3 millones de pesos por asesorar a una inmobiliaria, que a su vez asesoró a la empresa Arfinsa, que fue la que vendió el edificio.

El edificio de la Procuración que desató el escándalo
El edificio de la Procuración que desató el escándalo

En su descargo ante la Comisión Bicameral, Gils Carbó señaló que se verificó la verosimilitud de lo publicado por este medio mediante un informe urgente realizado por la Dirección Disciplinaria de la Procuración. Con esa información en mano se separó a Bellingi de su cargo y se ordenó el inicio de un sumario administrativo que quedó a cargo de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas que encabeza el fiscal Sergio Rodríguez.

En su informe se explica que Bellingi fue designado el 26 de septiembre de 2012 y, entre otras tareas, cumplió funciones de asesoramiento en la confección del Plan de Transparencia Institucional. Intervino en los inicios de la licitación del edificio y por eso los investigadores judiciales creen que manejaba información calificada que luego se tradujo en la comisión millonaria cobrada por Thill.

Gils Carbó también explicó que Bellingi pasó sus últimos días en la Procuración como personal técnico de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC).

En las conclusiones del informe, Gils Carbó señaló que a pesar de los controles que se hicieron durante el proceso licitatorio, "las investigaciones en curso demostrarán si un eventual uso indebido de informaciones privilegiadas para ostentar una aparente influencia, generó un beneficio personal en desmedro de la transparencia de la administración del organismo".

La teoría del funcionario infiel. La que cerca de Gils Carbó aseguran que puede llegar a salvarla de las sospechas de corrupción que rodean la compra del edificio.

LEA MAS