La gran solución para personas no videntes se llama Prócer Projecty, ideado por los nueve ganadores del concurso NAVES que organiza el IAE, con apoyo del Banco Macro. Manuel Díaz Ferreiro, Julián Guerrero, Mariano Lescano y José Ribodino crearon un dispositivo con escáner portátil que se desliza por el papel para convertir el material impreso a voz. Tiene diversas funcionalidades muy útiles. Sirve para 'leer' billetes, facturas de servicio y representa una herramienta invalorable para estudiar.

-¿Cómo funciona?

Básicamente convierte cualquier tipo de texto impreso -diario, libro, un apunte, un menú de restaurante, un folleto, etcétera- a voz. Tiene tres formas de describir la imagen: una, con escáner portátil (similar a una planchita para el pelo), otra: enchufando un pendrive para buscar ahí cualquier tipo de PDF, imagen o documento, navegarlo con la botonera y convertirlo, o con la cámara de fotos.

-¿Qué otras cosas se pueden hacer?

Se pueden generar resúmenes para estudiar, una función fundamental que aprecian mucho los estudiantes universitarios. Algo que es tan trivial para nosotros, para ellos era algo imposible, como subrayar un texto. Ahora, con esto podrán generar sus propias notas y resúmenes de estudio y repasar las materias. También pueden desplazarse por el párrafo para fijar una idea que no haya quedado clara en la primera lectura y que requiere ser releída. Asimismo, pueden deletrear palabras, algo muy importante porque al no leer van perdiendo la ortografía.

En lo que hace a la vida cotidiana, un problema muy frecuente es la imposibilidad de leer las facturas de los servicios. Esto puede servirles para hacerse de la información más relevante. También, en cuanto a la lectura del dinero, permite leerlo de una manera rápida en situaciones engorrosas, por ejemplo, al bajarse de un taxi.

“En Argentina, sólo en las universidades, hay unos 4 mil estudiantes ciegos”

-¿Quiénes pueden usarlo?

Está pensado para ciegos, disminuidos visuales o disléxicos. Lamentablemente no vamos a poder devolverles la vista, pero sí podemos trabajar para intentar igualar un poco más las posibilidades. Ese es nuestro ideal.

-¿Por qué el nombre Prócer Project?

Aunque al principio no lo decíamos, la realidad es que 'Prócer' es un perro muy inteligente que aparece en un capítulo de los Simpsons. Votamos para elegir el nombre del proyecto, y yo fui el único que no lo escogió, pero los otros tres miembros del grupo lo votaron. Así que quedó.

-¿Qué significó para ustedes haber participado y ganado el concurso NAVES?

Para nosotros fue muy importante. En primer lugar, por lo que significa el concurso en sí, pero también por las personas que conocimos en el camino. Además, NAVES nos permitió vincularnos con gente que ya tiene trayectoria en empresas y que está dispuesta a aportar su granito de arena para que los proyectos prosperen.

“En Argentina existen alrededor de 2 millones de personas con disminución visual y 4 millones que padecen cierto grado de dislexia”.

-¿Cómo desarrollaron la idea para hacerla realidad?

Fundamentalmente a partir de charlas con los usuarios. Las organizamos para empezar a validar si la solución realmente servía o si era algo que iba a morir. Esa información también nos sirvió para ir agregando muchas otras cosas, que no son ideas nuestras, sino propuestas de la gente basadas en lo que ellos necesitan y consideran práctico.

-¿Cómo resultó la experiencia de hablar con los usuarios para conocer sus necesidades?

Es sorprendente todo lo que puede aportar el sólo hecho de sentarse a escuchar a la gente. Son ellos mismos los que te van diciendo qué cosas les hacen falta. Ahí vimos que está lleno de inventos que salen en las noticias, pero que fracasan porque a los usuarios no les sirve o no contemplan ninguna de las soluciones que ellos necesitan. Entonces, lo que nosotros hicimos fue algo tan sencillo como cambiar el foco y trabajar a la inversa. Escuchamos qué es lo que la gente precisa y, en función de eso, tratamos de desarrollar la solución técnica que les brinde una respuesta. Para eso estamos.

-Tampoco debe ser tan sencillo encontrar esa solución técnica a los problemas que la gente plantea

Se trata de un proceso. A nosotros muchas veces nos piden cosas que ojalá algún día podamos hacer, pero que hoy son demasiado revolucionarias en cuanto a la técnica. Pero eso no cambia la esencia de nuestra forma de trabajas, que es escuchar primero a la gente, anotar, escribir todo, hacer encuestas y analizar cada funcionalidad que podemos llegar a agregar en función de si les sirve o no. A partir de ahí es que comenzamos a estudiar la factibilidad técnica, los tiempos y luego nos sentamos a hacerlo. Esa es básicamente nuestra forma de proceder.

“El 1% de la población mundial padece de ceguera total y alrededor de un 4% tiene una discapacidad parcial aguda que les hace imposible la lectura de textos”.

-Alguien me contó que vio varios usuarios emocionarse hasta las lágrimas al probar esta solución. ¿Cómo los hace sentir a ustedes poder cambiar el día a día de mucha gente gracias a algo que crearon?

Los cuatro estamos de acuerdo en que eso es lo más lindo que nos ha pasado. A veces nos damos cuenta de que los usuarios hasta intentan ser demasiado buenos con nosotros y no se animan a criticar al producto. Entonces tenemos que insistirles y explicarles que las críticas, lejos de molestarnos, nos ayudan a poder mejorar. Es impagable la sensación. Todos hemos trabajado en empresas haciendo desarrollos, pero esto es algo totalmente distinto. Hemos llegado a un punto en el que sentimos que el proyecto nos excede. Es tan grande el compromiso que sentimos que esto está más allá de una idea nuestra, que separa soluciones concretas y hay que darles una respuesta. Todo esto nos llena un montón la vida y el corazón.

-¿Cuáles son las cosas que viene a aportar esta solución y cuáles son las limitaciones que aún quedan por superar?

Lo primero que queremos mejorar ahora es la velocidad del procesamiento. Una hoja de texto demora entre 30 y 40 segundos en leerse. Si llegamos a hacer una producción masiva, lo que queremos lograr es llevar ese tiempo a menos de la mitad. En cuanto al tamaño del escáner, también nos gustaría que fuera más chico. Además, sería buenísimo mejorar y agregar voces (infantiles, por ejemplo). A su vez, trabajamos para que pueda reconocer texto manuscrito.

Lo que venimos a aportar es practicidad, autonomía y funcionalidades que existen en otros dispositivos. Hay aplicaciones, pero son muy difíciles de utilizar, porque hay que hacer muy buen foco para que funcionen (y eso es imposible para una persona que no ve). En contrapartida, el escáner portátil es mucho más útil porque lo desplazas sobre la hoja, sin importar la orientación ni que esté recta.

-¿Cómo siguen?

Necesitamos conseguir una inversión inicial para poder arrancar con todo el proceso productivo. La idea es que llegue ese dinero en los próximos meses y que el producto esté en la calle durante el primer semestre de este año. La inversión aproximada es de unos 136000 dólares.

Premios a Prócer Project

  • 1ºPuesto, Idea de Negocio. Competencia NAVES 206. Organizado por IAE Business School.
  • 1º Puesto. Abrí tu mundo con BIC Cristal. Organizado por BIC Cristal, la plataforma de crowdfunding Ideame y Emprear (Emprendedores Argentinos Asociación Civil).
  • 2º Puesto. XVI Concurso Anual de Ideas de Negocios UCEMA. Organizado por la Universidad del CEMA.
  • 3º Puesto. BBP Argentina 2016. Organizado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios en conjunto con JCI Argentina.
  • Semifinalista. Una idea para cambiar la historia 2016. Organizado por el History Channel Latinoamérica seleccionado entre más de 5800 proyectos de toda Latinoamérica.
  • Declarado de interés por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.
  • Mejor Proyecto de Impacto Social. SeedStars Latam 2016.

-¿A qué mercado apuntan?

Dentro de este mercado existen cinco sectores bien diferenciados: fundaciones y asociaciones vinculadas a la problemática, usuarios finales, ópticas y comercios especializados, bibliotecas públicas (existen aproximadamente más de 2500 en el país) y municipios. Además de estos siempre aspiramos a conseguir que el Estado nacional o provincial se encargue de la distribución ya que nos permitiría llegar a un mayor número de personas.

-¿Cuál podría llegar a ser el precio del producto?

No tenemos ya un precio fijado porque va a variar en función del tamaño de la producción que podamos hacer. Nosotros hacemos tecnología para que le llegue a la mayor cantidad de gente posible, entonces tampoco nos serviría un inversor que tenga una mirada diferente a la nuestra.