El Gran Buenos Aires recibirá casi un tercio de los nacimientos de la próxima década, la mayoría en alguno de sus 900.000 hogares pobres. El GBA concentra hoy un cuarto del país, 11 millones de personas. Pero esta porción de territorio recibirá casi un tercio de los 3,5 millones de nacimientos entre hoy y el 2025. Más que las Provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Tucumán, Salta, y San Juan, juntas. Por su demografía, el Gran Buenos Aires proveerá gran parte de los potenciales trabajadores y consumidores del país, pero a condición de una enorme inversión en inclusión.

La política prefirió "mirar para otro lado" en palabras de María Eugenia Vidal, y abandonó al Gran Buenos Aires postergando el desarrollo de toda la Argentina. Hoy enfrentamos un desafío. De sus hogares, 377.000 son precarios, 1.800.000 no tienen cloacas, y casi un millón usan garrafa o leña como combustible. La mayoría de las calles de Glew, Solano, Fiorito, y otras (gran parte de la superficie urbana de la Argentina) son pantanos, pedregales, o mezquinos "asfaltos electorales". Más de 4 millones de personas no tienen cobertura médica (paradójicamente aquellos con más partos por mujer del país) y el exceso de mortalidad en vía pública creció por mucho tiempo. La salud bucal devino un problema para millones de personas. De continuar las tendencias de la "década ganada" en diez años todo habría sido aún peor, porque la demografía le ganó a la pobre inversión.

Hay que invertir en la educación de casi un tercio de la fuerza laboral de la próxima década. En el Conurbano hay menos de 400.000 personas con título universitario y más de medio millón de adultos no terminó la primaria. La calidad educativa fue ignorada por lustros y hasta se quiso eliminar la exigencia académica de las aulas. Agreguemos la crisis alimentaria a que llegaron los comedores escolares, ahora centro de una política de mejoría por parte de la Provincia.

El GBA concentra en la práctica casi un tercio de nuestro futuro económico, pero necesita de todos. El desarrollo del Conurbano potenciaría la economía argentina en su conjunto gracias a un aporte precioso e indispensable: personas. Personas que por décadas necesitaron infraestructura, calidad educativa, hospitales, ambulancias, seguridad.

Se comenzó un trabajo de fondo en todos los frentes: guardias hospitalarias, refacción de escuelas, pavimentos, obra hídrica, ambulancias. La Gobernadora dijo que el Presidente Macri y ella pelearán "por los recursos que le corresponden a los bonaerenses". Podemos afirmar que la inversión en el Gran Buenos Aires define el destino de la Argentina.

El autor es médico y candidato a concejal de Brown (Cambiemos). Ex titular del PAMI, fue Subsecretario de Desarrollo Social y Subsecretario de Educación de la Ciudad