Lo que profesores y estudiantes escribieron hace 100 años acaba de ser descubierto en una escuela de Oklahoma. Resulta que estas pizarras no habían sido tocadas desde entonces. Se estaban haciendo arreglos en las salas de clases, y los constructores removieron las pizarras para cambiarlas por unas nuevas; fue ahí cuando notaron que debajo había otras que eran de una época muy antigua y que habían permanecido ahí, sin ser vistas por nadie hasta ese momento.

En ellas hay grabados dibujos, lecciones de gramática, sumas, restas y multiplicaciones. Este es un hallazgo que intentará ser conservado como una reliquia del distrito:

Esta es una antigua forma que aparentemente se usaba para enseñar a multiplicar, sin embargo los profesores que la analizaron dijeron que nunca habían visto algo como eso.

Los dibujos asombraron mucho a los constructores y a la gente de la escuela. Tienen un estilo muy propio y es impresionante que hayan permanecido sin mayores modificaciones a pesar del tiempo.

Los nombres de los maestros y estudiantes siguen escritos en las pizarras, hay mucha historia detrás, ya que algunos de ellos combatieron en las guerras mundiales, tuvieron familias, hijos… Aunque, claro, pasó tanto tiempo que difícilmente queda alguien vivo de esa generación.

Atrapados en el tiempo, una serie de dibujos de 1917 fueron encontrados durante renovaciones en una escuela.

Si se conservan, seguirán siendo una muestra bastante gráfica de cómo ha transcurrido el tiempo y, con ello, cómo evolucionado los parámetros de enseñanza.