El sinceramiento fiscal, todavía en curso, contabiliza unos USD 90.000 millones (AP)
El sinceramiento fiscal, todavía en curso, contabiliza unos USD 90.000 millones (AP)

EL BLANQUEO NO SIGNIFICA LLUVIA DE DÓLARES: el día en que los USD 90.000 millones sincerados entren al país en forma de inversión real, entonces Peronia se habrá transformado nuevamente en nuestra querida y denostada República Argentina. Hoy estamos a años luz de dicho evento, lo podemos tomar como tragedia u oportunidad histórica. Una cosa es ser optimista, otra es ser estúpido y comerse el amague. La plata se blanqueó por "miedo a que te encuentren afuera", PERO los incentivos para "traerla" no existen y sólo ese aspecto, "traerla", generaría un impacto sustancial en la economía argentina, el resto es VERSO. No estamos ahí todavía.

Mucho bróker muy lastimado por haberse comido "entero" el selloff de bonos argentinos, en especial en la parte larga de la curva de renidmientos, está utilizando esta noticia para recuperar pérdidas, "salirse" y EMPOMAR a los de siempre: RETAILATENTOS en especial con los fondos de economía real, son un chino y sumamente ilíquidos, que no los usen de "buffer". RETAIL: Asesórense bien antes de entrar, son sumamente ilíquidos y de rentabilidad incierta. Pregunten los supuestos utilizados para el cálculo de la yield y valor cuota de entrada. Exijan que les respondan qué es lo peor que le puede pasar al fondo si los supuestos cambian y que les den estimación de mínima fundada.

La noticia del blanqueo es buena, pero PUNTO y APARTE. No cambia en sustancia NADA. La "ola de inversiones" es un VERSO de algún que otro bróker para cazar perejiles. RETAIL: atentos con que les vendan bonos caros, en especial en la primera semana del 2017 después del cierre de Bienes Personales. El blanqueo, si bien ayuda y es una buena noticia, no es mérito del Gobierno: los están corriendo de afuera y eso se sabe por todos lados. El resultado es "a pesar" del Gobierno y de la oposición. Recuerden, días atrás se debatía Ganancias en forma penosa. El Ministro saliente probablemente necesitaba irse anunciando una buena noticia, en especial para un Gobierno "tan políticamente correcto como el que padecemos". Te "echo" pero al mismo tiempo te "aplaudo", eso en mi humilde diccionario es bullshit: si la economía argentina en vez de recesionar al 2,5% para el 2016 hubiese ya mostrado signos contundentes de brotes verdes, probablemente el cambio de Ministro no hubiese ocurrido nunca, aunque nos quieran hacer creer que es por "cuestiones de trabajo en equipo", como si fueran un departamento de Recursos Humanos. Entonces, está en el estratega inteligente, sin embargo, darle a la noticia su verdadera dimensión y ponerla en perspectiva. Recuerden: en asset management todo se "pricea" (traslada a precios).

La plata se blanqueó, pero si no ingresa al país no generará impacto en la economía real

En este contexto, comparto con ustedes unos breves párrafos sobre mis primeras conclusiones referidas al impacto del formidable y augurioso número de USD 90.000 millones, anunciado por el Gobierno hace sólo horas atrás. Ojalá sea ésta la primera noticia de muchas otras que nutran al 2017 del potencial que necesita la economía argentina para rebotar fuertemente y salir del entorno recesivo actual. Pero también es importante analizar las noticias en perspectiva y no sobreestimar el impacto macroeconómico del anuncio dividiendo entre "efecto coyuntural" y "efecto a mediano plazo", en especial a la luz de algunas afirmaciones que pude escuchar a minutos de salir la noticia.

I. El Blanqueo como fuente extraordinaria de financiamiento del déficit fiscal. Los USD 90.000 millones del blanqueo como máximo arrojarían USD 9.000 millones de ingresos fiscales con carácter EXCEPCIONAL (de hecho el número es menor pero prefiero, como siempre, manejarme con cifras grandes y no perdernos en los detalles). El año próximo, se estima que a nivel consolidado el déficit fiscal será de 7% del PBI por lo que, dado un PBI de USD 500.000 millones, el déficit ascendería a USD 35.000 millones. Entonces, un trimestre de déficit fiscal equivaldría a USD 8.750 millones. Conclusión I: los ingresos provenientes de la multa del blanqueo SÓLO financiarían aproximadamente UN TRIMESTRE de nuestro voraz Estado deficitario y por ÚNICA VEZ, dado que la multa se paga excepcionalmente hasta el 31 de marzo de 2017.

II. El Blanqueo como fuente permanente de financiación del déficit fiscal. Supongamos ahora que los USD 90.000 millones generan para el año próximo una renta del 10% y que toda dicha renta queda grabada al 35% de Impuesto a las Ganancias (nuevamente, exagero los ingresos fiscales provenientes del sinceramiento). Consideremos además que el stock paga en su totalidad Bienes Personales al 0,75%, ascendiendo a USD 675 millones (también exagero la cifra aquí). De esta forma, los ingresos fiscales POR AÑO serían de USD 3.825 millones, con carácter PERMANENTE. Conclusión II: aproximadamente, la mayor base tributaria resultado del blanqueo, financiaría SÓLO UN MES Y MEDIO de nuestro voraz Estado deficitario.

III. El Blanqueo como fuente de reactivación. Resulta relevante no sobreestimar los impactos reactivadores del blanqueo. Del STOCK sincerado (USD 90.000 millones) muy poco ingresará al país, dado que gran parte de ese dinero no confía en Argentina y permanecía radicado off-shore antes, cuando era "negro" y ahora, cuando nace "blanco". El FLUJO representado primordialmente por la multa (USD 9.000 millones) sí ha ingresado en su totalidad al país y se transformará en gasto público para financiar en principio, la "loable y justa causa de los jubilados" que se transformará, a su vez, probablemente en consumo y por lo tanto en reactivación. Conclusión III: lo que contribuirá a reactivar a la economía argentina NO es el STOCK SINCERADO sino el FLUJO proveniente de la MULTA, número interesante pero no un "game-changer".

IV. El Blanqueo y la demanda por bonos y activos argentinos en general. La principal razón para invertir en un activo es la confianza y parecería que todavía el Gobierno deberá demostrar al mercado internacional que puede delinear un plan económico coherente que garantice un crecimiento razonablemente sostenido y una estrategia fiscal sustentable y sostenible, en especial después de la memoria con la que quedó el mundo inversor al observar la patética negociación e improvisación referida al Impuesto a las Ganancias (oposición y oficialismo incluidos, que costó entre otras cosas UN ministro y generó DOS nuevos). Todavía no estamos ahí, por lo que para que se diese "el aluvión" de demanda de activos argentinos que algún que otro zapallo está augurando, la misma debería ser explicada exclusivamente por razones tributarias en especial, para evitar el Impuesto a las Ganancias sobre la renta generada por el stock sincerado de USD 90.000 millones. Entonces, una persona que comprase bonos argentinos, evitaría al cobrar los cupones el 35% del impuesto. Este es el argumento que explicaría la hipótesis del "aluvión zapallesco de demanda" o sea razones fiscales, pero no todavía de confianza/expectativas. No creo que esto ocurra: el dinero offshore está fuera de la jurisdicción argentina precisamente para evitar riesgo local. Y posicionar toda una cartera entera en activos argentinos sólo para evitar el relevante impuesto del 35% sería un grosero e inaceptable manejo de portfolio desde el punto de vista del asset management. Conclusión IV: sólo la confianza generaría aluvión de demanda por activos argentinos; el blanqueo per sé es irrelevante.

Conclusión V: el blanqueo en lo coyuntural es una buena noticia pero en el mediano plazo resulta sustancialmente inocuo. Para que Argentina pueda logar el deseado flujo de demanda de activos argentinos, que significaría inversión real y financiera, deberá atacar su severo problema de déficit fiscal estructural y mostrarle al mundo que podemos encauzarnos en un sendero estable de deuda/déficit/crecimiento. Todavía no estamos ahí. El blanqueo es, si quieren, un gran y esperanzador comienzo, pero seguimos sin corregir todavía el verdadero drama: gasto/déficit. Y en economía la alquimia no existe. Sólo vendrán inversiones relevantes de argentinos y extranjeros en la medida que volvamos a ser un país viable en lo económico, y estamos a años luz de eso por el momento. El blanqueo es sólo un parche de corto plazo.

 

(*) Germán Fermo. Ph.D. in Economics, UCLA, Máster en Economía CEMA. Es director de MacroFinance y director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.