Mientras la cotización de YPF se mantiene en valores mínimos, los de Mercado Libre baten récords (Reuters)
Mientras la cotización de YPF se mantiene en valores mínimos, los de Mercado Libre baten récords (Reuters)

Una primera lectura de este fenómeno en que la industria del conocimiento con unos 3.500 empleados pasó a valer más que otra que se dedica a una industria básica con alta integración y más de 20.000 empleos, pasó a valer más para el conjunto de los inversores, es que "el saber ocupa lugar" y es fuente de generación de riqueza neta.

Se sabe que las empresas son conducidas por empresarios tienen un único fin: complacer a sus accionistas con ganancias cada vez mayores. La inversión, el aumento de capital o la política de endeudamiento, va en función de su crecimiento.

Pero en el caso argentino, una segunda lectura permite observar que cuando la política entra en el mundo empresario, hasta las compañías más rentables pueden fracasar porque se manejan con otras reglas. El político no tiene como objetivo que las empresas que debe administrar durante su gestión tengan réditos económicos. Con slogans patrióticos señalan que la empresa debe estar al servicio de la sociedad y la inundan de empleados innecesarios. Ellos no miran los costos ni los ingresos. Por eso no vacilan en poner precios políticos, que generalmente conllevan subsidios, o utilizarlas, como hizo el Gobierno anterior, para buscar dólares en el exterior.

Cuando la política entra en el mundo empresario, hasta las compañías más rentables pueden fracasar

Mercado Libre e YPF, dos compañías argentinas, son dos ejemplos claros de esta forma de entender la economía. Son dos historias paralelas de empresas locales. Una, con la mentalidad empresaria llegó a ser estrella de Wall Street con el negocio de intermediar productos. La otra, dueña de las grandes áreas petroleras argentinas, da pérdidas y está fuertemente endeudada.

Sin ir más lejos, en el principal mercado de referencia de los negocios bursátiles, la Bolsa de Nueva York, las acciones de Mercado Libre se elevaron 13,6% y llevaron la cotización de toda la compañía a USD 7.640 millones. Por el contrario, tras presentar un balance que defraudó las expectativas de los inversores, YPF se derrumbó 4,8% en dólares, y con ello su capitalización se achicó a USD 7.180 millones.

La señal de los precios define claramente el estado de cada empresa (Yahoo Finanzas)
La señal de los precios define claramente el estado de cada empresa (Yahoo Finanzas)

Cambio del ciclo de los negocios

Cuando la petrolera argentina pasó a tener mayoría estatal, el petróleo valía casi USD 100 el barril. Por el 51% de las acciones se pagaron USD 5.000 millones. Se le puso un directorio profesional, pero la estrategia la marcaba el Gobierno que envió a la empresa a endeudarse al exterior y a ingresar a esos dólares a un tipo de cambio oficial muy atrasado que tenía una brecha de hasta 50 por ciento con el del mercado marginal o libre.

En la época del crudo a USD 100, el precio de los combustibles se comercializaba en el mercado local por debajo del costo internacional

En la época del crudo a USD 100, el precio de los combustibles se comercializaba en el mercado local por debajo del costo internacional. Hubo una serie de aumentos para poder equilibrar a la empresa. Luego vino la brusca baja del crudo a USD 40 e YPF se encontró con una enorme deuda y un balance negativo. Su capitalización cayó a menos de la mitad de su máximo histórico, con un balance que marcó en el segundo semestre una pérdida de $753 millones

Por el contrario, Mercado Libre, es la contracara. Manejada por empresarios innovadores, sorprendió a Wall Street y al mundo. Cotiza en el Nasdaq, la Bolsa electrónica de Estados Unidos. Allí se negocian más de 7 mil acciones de pequeña y mediana capitalización además de las de 3.800 compañías y corporaciones. Por hora mueve más dinero que cualquier otra bolsa del mundo. Allí están las compañías de alta tecnología que abarcan desde las informáticas hasta las telecomunicaciones y otras de innovación tecnológica.

Mercado Libre, a diferencia de YPF que presentó pérdidas, reportó un balance con mayores ganancias

Ayer la firma sorprendió al mundo financiero cuando reportó ingresos en el segundo trimestre por USD 196 millones, 29% por encima del que obtuvo en igual período del año pasado. En Wall Street estimaban que iba a ganar USD 180 millones.

El éxito se debió al auge del comercio online que le permitió vender 43,7 millones de artículos entre abril y junio de este año. Esto representa un salto en las ventas de 45 por ciento. Curiosamente, el crecimiento fue impulsado por Argentina y Brasil, dos países latinoamericanos en plena recesión.

De ahí que cerrara esta semana alcanzando un hito de convertirse en la compañía con mayor capitalización bursátil, con USD 7.640 millones, y un papel que voló 51,3% desde el comienzo del año, más de tres veces la suba de 16,5% que acusó YPF, en ambos casos en Wall Street.

Las diferencias son extremas. YPF es clave en la economía argentina. Mercado Libre es prescindible. Pero la diferencia está en el management. Cada aumento de precios de los combustibles fue pensado en función de los votos más que en su rentabilidad. Para muchos argentinos, YPF es soberanía, es su bandera. La rentabilidad parece ser enemiga de la patria. Por eso no hay políticos heroicos que asuman los costos para que la empresa sea exitosa.

Mercado Libre funciona como lo indica su nombre, libremente, pensando en el mercado y en sus accionistas. Genera empleo y paga impuestos. Al Tesoro argentino le entra más dinero por Mercado Libre que por YPF.