Mariel Fornoni, titular de la consultora Management & Fit.
Mariel Fornoni, titular de la consultora Management & Fit.

"Nadie habla del Congreso, porque no son las bancas las que están en juego". Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit, buscó despejar con esa frase las dudas sobre si la economía pesa o no a la hora de votar en las próximas elecciones legislativas.

"Lo que está en juego es la sostenibilidad de la estreategia económica, la capacidad del Gobierno nacional de seguir adelante con leyes que tiene que tratar de reformas importantes, como la tributaria, laboral y previsional", definió Fornoni ante empresarios argentinos en un foro empresarial organizado por la organización LIDE, con el economista Orlando Ferreres como anfitrión de la división LIDE Economía.

Más allá del grado de aprobación que tengan los funcionarios que empujan candidatos y los propios candidatos, la encuesta que mira el círculo rojo del país estudia de cerca el núcleo duro de Cambiemos y el núcleo duro de Cristina Kirchner, en referencia a aquellos votantes que ya tomaron su decisión y acompañan a uno u otro de forma incondicional.

Mariel Fornoni: “El único consenso que vemos es cuando les preguntamos por los precios, todos están de acuerdo en que aumentaron.”

En la visión general, esos dos núcleos duros no se ponen de acuerdo en torno al análisis general de la economía. Los "votantes fieles" de Cambiemos aseguran que la economía está mejor y estará mucho mejor en el futuro, mientras que el 93% de los votantes duros del kirchnerismo se posiciona en la vereda del frente, con una economía que perciben como peor o mucho peor.

"Esto se da cuando se les pregunta por la economía general y por la economía en particular", especificó Fornoni.

Sin embargo, hay un punto en común entre ambos núcleos duros: la suba de precios. "El único consenso que vemos es cuando les preguntamos por los precios, todos están de acuerdo en que aumentaron. Es la variable más crítica incluso desde los que son optimistas", dijo Fornoni.

Con todo, la directora de la encuestadora aseguró que esta afirmación se basa en la perspectiva que tiene cada votante, y va más allá de los números que muestre el Indec, o las metas que se haya puesto el Banco Central (BCRA) para bajar la inflación.

"La expectativa mejoraría si no hubiera una sensación de aumento constante de los precios, es la variable más crítica", completó Fornoni. La percepción se da en un contexto en el que el Gobierno insiste en que este año la inflación será la mitad del año pasado, por lo cual cerraría en torno al 20 a 21 por ciento.

Con todo, en las últimas encuestas que midió la consultora muestra un cambio con respecto a las expectativas presentes y futuras.

"Hay una mayor valoración de la situación actual, pero cae la valoración de la situación económica en el futuro. Cuando empezamos a medir, tenían 15 puntos de diferencia; ahora esa brecha se achicó mucho".

En la provincia de Buenos Aires, la encuestadora coloca a la candidata a senadora Cristina Kirchner en primer lugar con el 31% como su piso (ahí está el núcleo duro) en intención de voto, pero con un techo que no se aleja mucho más de ese porcentaje.

En segundo lugar y lejos del primero, se ubica el candidato de Cambiemos Esteban Bullrich, con una intención de voto del 23,1 por ciento. Siempre según esta encuesta, Sergio Massa se ubica en tercer lugar y Florencio Randazzo en la cuarta posición.

LEA MÁS: