Empresario del año según la votación realizada por la consultora Ernst and Young, Marcelo Mindlin es uno de los ejecutivos que más invirtió en la nueva etapa en la Argentina, especialmente en el sector estrella del país: la energía. A la compra de la filial local de Petrobrás el año pasado le sumó hace menos de un mes Iecsa, la constructora de Ángelo Calcaterra,  primo del Presidente, Mauricio Macri.

Entrevistado por Infobae en el marco del evento organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) para hablar de los desafíos en materia de infraestructura, el titular de Pampa Energía se mostró optimista por el futuro de la economía argentina. Pronosticó un crecimiento de 3% para este año y ponderó los ajustes tarifarios que permiten "planificar con un horizonte de largo plazo en el sector energético". A continuación, los principales pasajes de la entrevista a Mindlin:

—¿Cómo está viendo la nueva etapa del país, especialmente en el sector energético?

—Están dadas las condiciones, las reglas, las perspectivas, se normalizó el tema tarifario que permite planificar las inversiones. Ahora sabemos cuál es el sendero de precios en los próximos cinco años. La Argentina se reinsertó en el mundo, hoy podés ir al mercado y conseguimos 750 millones a diez años a 7%. Eso te permite avanzar con una gran cantidad de proyectos que teníamos en carpeta.

“Hoy tenemos un horizonte de precios en el sector energético que nos permite planificar a cinco años”

—¿Por qué se demoran tanto los proyectos de inversión en la economía real?

—Se viene de muchas décadas de mala planificación, de señales malas para el inversor. Esto está cambiando, va a llevar tiempo, el rol del empresario es hacer negocios y generar empleo. Vemos que el sector energético tiene muchas oportunidades. Pero al mismo tiempo vemos que hay sectores como ligados a Brasil o exportaciones que por ahí no tienen tantas facilidades. Nosotros estamos con muchos proyectos en marcha.

—¿Y qué esperan del nivel de actividad?

—Creemos que la actividad va a levantar, la construcción privada y pública crece. El período de negociación salarial permitirá una mejora del consumo. Vemos crecimiento de 3 a 4%. Es una pelota que cuando empiece a rodar lo hará cada vez con más potencia.

—¿Las elecciones legislativas preocupan a la hora de tomar decisiones?

—No en nuestro caso. Muchos inversores están mirando, no tanto por lo que pase en el Congreso porque nadie obtendrá mayorías, pero sí ver si se sigue apostando a este rumbo. Las elecciones legislativas serán un momento importante para volcar la balanza en materia de inversiones.

—¿Qué le dicen cuando viaja fuera de la Argentina?

—Hay más optimismo desde el exterior que adentro. Estamos obsesionados por si la tasa de inflación será 21% o 22%, temas menores. Afuera ven con mucho entusiasmo lo que hace el gobierno de Macri y es cuestión de tener paciencia, hace falta tiempo para llevar adelante los proyectos y financiarlos.