Es famoso por no callarse nada. No lo hizo durante el kirchnerismo y mucho menos ahora. Pero en las palabras de este ejecutivo de origen italiano se nota un ánimo de colaborar y acercar ideas a la gestión del gobierno de Mauricio Macri.

En la entrevista concedida a Infobae, Rattazzi pide bajar impuestos, pero sobre todo concentrarse en reducir la pobreza. Además, habla del "Triángulo de las Bermudas" de la economía argentina. Y algo inédito en sus apariciones, dejó los reclamos por el tipo de cambio en un segundo plano porque "el país tiene problemas más urgentes".

Lo que sigue son los principales pasajes del diálogo con el número uno de FCA (Fiat Chrysler Argentina).

—¿Cómo ve el rumbo económico?

—Lo veo bien, aunque con muchas dificultades. Hay un triángulo de las Bermudas, marcado por un 30% de pobreza, 30% inflación y 5% de déficit fiscal. Hay que resolver estos temas y estamos en camino. Aunque no nos guste, porque la inflación es una droga y es duro cuando la dejás de tomar. Pero hay que sacársela de encima, porque es la explicación para la pobreza del 30%. También hay que reducir el déficit pero con mucho cuidado, si lo hacés de golpe tenés una crisis como la de 2002".

—¿Afecta la actividad la suba de tasas que resolvió el Central?

—Los problemas pasan por otro lado. El otro día otro empresario me acusaba porque yo decía que quería un país abierto, como los países normales, me empezó a atacar. Pero yo fui el primero hace un año y medio que dije que quería tener un dólar de 17 pesos en ese entonces. No quiero más medidas paraarancelarias y frenar importaciones. Hay que abrir el país, tener reglas normales y ser previsibles. Pero para eso tenés que bajar la inflación. Es más importante bajar la inflación y combatir la pobreza que los problemas puntuales que podamos tener nosotros.

“La inflación es como una droga, por eso resulta tan difícil quitársela de encima”

—¿Considera más importante entonces bajar la inflación que hacer subir el dólar?

—Para el país sin lugar a dudas es más importante que baje la inflación, tal vez para mi empresa lo que más afecta es el tipo de cambio. Pero la Argentina precisa bajar la inflación al 4% anual y creo que el Central lo está haciendo bien. Es imposible tener un dólar a 20 pesos a costa de más inflación, porque crearía más pobres. Dicho esto, también me gustaría señalar que el sistema impositivo es un desastre. Las retenciones las eliminaron y benefició al campo. Pero el resto necesitamos también medidas como la eliminación de impuestos tan distorsivos como ingresos brutos o a los débitos bancarios. Todo esto es muy malo para la productividad del país. En vez de bancarizar a la economía se fomenta el uso del contado. Hoy después del blanqueo la economía argentina debe ir a un blanqueo generalizado.

—¿Y cómo está hoy la industria automotriz?

—La producción sigue cayendo, es malo para los empleados. Brasil no sigue cayendo pero tampoco mejora. El mercado argentino anda bien y eso permite a las empresas sobrevivir ante una situación que de lo contrario sería caótica. Pero es muy importante que abramos nuevos mercados. Hace diez años quise firmar un convenio con Europa y el Gobierno me lo frenó. Con Brasil no nos alcanza y con México hay un problema de competitividad. Debemos explorar otros acuerdos comerciales para que el sector pegue un salto.