La carga impositiva de Nación y provincias cedió a 30,1% del PBI el año pasado.
La carga impositiva de Nación y provincias cedió a 30,1% del PBI el año pasado.

Un informe de la consultora Ecolatina confirmó que la presión tributaria bajó el año pasado cerca de 2 puntos, si se excluye el blanqueo de capitales.

La presión tributaria pasó del 32% en 2015 a 30,1% en 2016, sin el blanqueo. Si se incluye esta medida que ayudó a que la recaudación no cayera tanto el año pasado, la presión se ubicó en 31,4%, 0,6 punto menos que el período anterior.

Se trató de la primera caída desde 2002, aunque el piso sigue siendo alto, por encima de 30 por ciento. La mejora para el bolsillo de los argentinos se explica sobre todo por los retoques en el impuesto a las Ganancias.

La consultora que creó el ex ministro de Economía Roberto Lavagna explicó que "los cambios dispuestos por el nuevo gobierno" permitieron una reducción de la presión tributaria determinada por impuestos nacionales y provinciales, que "pasó de representar 32% del PBI en 2015 a 31,4% el año pasado, aunque si descontamos el blanqueo de capitales, este porcentaje se reduce a 30,1% del PBI".

De esta forma, la presión tributaria "bajó por primera vez desde 2002, a contramano del crecimiento constante registrado en los últimos años producto de la incorporación de nuevos tributos, la falta de actualización de las escalas impositivas en un contexto de elevada inflación, y el crecimiento en las alícuotas".

El informe de Ecolatina señaló que en 2015 se registró una presión tributaria récord: alcanzó 32% del PBI, trepando casi 14 puntos porcentuales (p.p.) respecto a 2002, cuando tocó 18,4% del PBI.

La consultora consideró que en materia de recaudación , en la última década creció la "tendencia a la centralización, es decir, a la mayor participación de la Nación sobre el total de los recursos tributarios obtenidos". Las provincias, que en la década del '90 recibían alrededor del 44% de la presión tributaria consolidada, vieron disminuir su participación hasta tocar un mínimo en 2010 (35%).

En 2015 se registró una presión tributaria récord del 32% del PBI

La baja verificada el año pasado respondió exclusivamente a la menor presión por el lado de los impuestos nacionales ya que la recaudación por tributos provinciales habría permanecido estable en relación al producto (5,4% del PBI).

CÓMO INCIDIÓ EL BLANQUEO DE CAPITALES

En tanto, Ecolatina estimó que la reducción de la presión tributaria descontado los aportes del blanqueo (-1,9 puntos porcentuales del PBI) se explica, en primer lugar, por la baja en Ganancias (-1,1 puntos del PBI), debido a la suba del Mínimo No Imponible y a que la AFIP dejó de percibir automáticamente anticipos por gastos en moneda extranjera.

En segundo lugar, se encuentran los Derechos de Exportaciones que explicó otro 0,6 puntos porcentuales del PBI de la reducción en la presión tributaria. Las retenciones representaron alrededor de 2,2% del PBI durante la última década, pero ya venían perdiendo participación (en 2015 equivalían a 1,3% del PBI).

En 2016 no sólo se registró una baja en la presión consolidada, sino que también hubo varios factores que alteraron el reparto de la misma en favor de las provincias. Entre estos factores se destacan principalmente el principio de devolución del 15% de la masa coparticipable bruta con destino a la seguridad social, el fallo de la Corte Suprema por el cual no se le realiza esta detracción ni el financiamiento a AFIP a las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis, y el incremento de la alícuota que recibe la Ciudad de Buenos Aires (de 1,4% a 3,75%). De hecho, por estos factores, las provincias percibieron en 2016 el 55% de la masa coparticipable bruta, frente al 50% en 2015.

Sin embargo, incluyendo los fondos del blanqueo (que sólo engrosaron las arcas de la ANSES), las provincias recibieron el 38% de la recaudación consolidada, el mismo porcentaje percibido en 2015. El monto que el sector público Nacional resignó en favor de las provincias (por la devolución parcial del 15% de la masa coparticipable que percibía ANSES) fue compensando por los ingresos extraordinarios del sinceramiento fiscal.

Los cambios en Ganancias y retenciones explicaron la menor carga impositiva

Más allá de la disminución en la presión tributaria, la consultora destacó dos aspectos. Por un lado, ésta continuó en niveles muy elevados: descontando el blanqueo, fue igual a la observada en 2012 (12 puntos porcentuales por encima de 10 años antes). Por otro, pese a su elevada magnitud, aún fue insuficiente para financiar el gasto (la recaudación sin blanqueo sólo cubrió 72% del gasto primario en 2016). Agregó que "la estructura impositiva continúa teniendo las mismas características negativas previas: es distorsiva, regresiva, elevada en impuestos indirectos, al comercio y al trabajo, y reducida en la grabación a las propiedades y rentas".

"Para el año en curso, no prevemos mayores cambios en la presión tributaria puesto que la necesidad de disminuir el déficit reduce al mínimo la posibilidad de resignar recursos. Asimismo, esperamos que las provincias reciban en 2017 una mayor porción de los ingresos recaudados", completó Ecolatina.