El Foro de Convergencia Empresarial (FCE) expresó en las últimas horas su apoyo a "la boleta única y/o el voto electrónico", pidió una reforma impositiva y respaldó los cambios en la legislación por accidentes de trabajo.

En un comunicado, el nucleamiento destaca que "el FCE fijó posición sobre las iniciativas vinculadas puntualmente con la reforma electoral, presión impositiva y ley de ART".

En cuanto al proyecto sobre reforma electoral que quedó frenado en el Senado por un sector de la oposición, el FCE considera que "el voto no es un hecho menor, circunstancial. Define no sólo a las autoridades que gobernarán el país, sino fundamentalmente el futuro de la Nación. Hace a la consolidación de la República".

"El FCE respalda el uso de la Boleta Única y/o Electrónica como un elemento superador del actual esquema de listas impresas, que tradicionalmente generan indeseables sospechas de fraude y atentan contra el respeto y la autonomía de la decisión del electorado", añade la agrupación empresaria.

Más adelante, puntualiza que "así como es esencial defender el derecho de los ciudadanos a conocer en detalle las propuestas de los partidos contendientes, es importante que se preserve la transparencia del proceso de votación y conteo. Es necesario que el sistema electoral asegure que no vuelvan a ocurrir los bochornosos episodios que tuvieron lugar en las elecciones del año 2015".

En relación con el peso tributario, "el FCE entiende que se impone la necesidad de una reforma tributaria y fiscal a nivel nacional, provincial y municipal que elimine impuestos y otros gravámenes distorsivos, y coadyuve a la formalización de la economía sobre la base de equidad y la progresividad".

El documento subraya que "existe amplio consenso acerca de que la reducción de la elevada presión tributaria es condición para promover la inversión privada y la generación de empleos genuinos, si bien se acepta que debe asumirse con la debida prudencia ante la situación social vigente".

"La presión tributaria en Argentina aumentó del 24,3% en 2004 al 32,1% en 2015, llegando al 34% si se incluyen las tasas municipales, mientras que el promedio de Latinoamérica creció del 19,7% en 2004 al 24,4% en 2013".

Además, el FCE se mostró preocupado por "la existencia de proyectos que sólo pueden ser financiados con la creación de nuevos impuestos, como así también el incremento de impuestos provinciales y tasas municipales".

Respecto de los accidentes laborales, el nucleamiento considera que "el proyecto de reforma del sistema, actualmente bajo tratamiento en el Senado de la Nación, brinda una adecuada respuesta a la problemática mediante la generación de un régimen administrativo de solución de las controversias derivadas de los riesgos laborales. Se atiende además a los reparos constitucionales que se le hicieran al régimen anterior, impulsando un mecanismo de adhesión voluntaria de las provincias a este novedoso sistema".

Luego destaca que "este proyecto podría brindar una eficaz herramienta para destrabar la conflictividad laboral derivada de los accidentes y enfermedades y el excesivo costo adicional que genera la innecesaria judicialización de muchos de tales conflictos".

El FCE argumenta que "el exponencial crecimiento de la litigiosidad relacionada con el sistema de riesgos del trabajo no sólo ha tenido un fuerte impacto en la suba del costo laboral (incremento de la contribución patronal destinada a cubrir el precio del seguro), sino que pone en riesgo la subsistencia misma del sistema, que ha mostrado muy buenos resultados en la reducción permanente de la siniestralidad y la mortalidad laboral".