El Informe de Coyuntura del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC) dio cuenta de que en junio se registraron 365.908 puestos de trabajo formales en el sector, marcó una disminución mensual del 0,5%, lo que representa un total de 1.862 puestos menos que en mayo y 14,4% en comparación con un año atrás, la tasa más pronunciada de toda la serie histórica.

A los datos conocidos de parálisis de los pagos del sector público nacional a los contratistas en el segundo semestre de 2015, que derivó en una sangría de empleos desde octubre de ese año que se intensificó en diciembre y enero últimos, conforme a la estacionalidad de la actividad, se agregó el efecto de que en junio de 2015, alentado por el gasto electoral, la ocupación se había expandido poco más de 10%, después de tres años de sostenido declive.

El aumento de los pedidos de permisos para construir y las licitaciones públicas alimentan las expectativas de punto de giro del empleo
El aumento de los pedidos de permisos para construir y las licitaciones públicas alimentan las expectativas de punto de giro del empleo

Destaca el IERIC que "el segundo trimestre del año culminó con un promedio de ocupación de 366.776 puestos de trabajo registrados, 0,8% por debajo del promedio de los primeros tres meses de 2016. Esta evolución constituye un hecho atípico dada la estacionalidad que presenta la actividad sectorial".

La baja del empleo en 0,8% en el segundo trimestre respecto del primero fue atípica, dada la estaccionalidad

De ahí que el primer semestre cerró con una media de ocupación que fue la más baja de la serie histórica, cayó 10,2% respecto del promedio verificado durante igual período de 2015, cuando por efecto del año electoral el empleo en el sector se había expandido 6,9 por ciento.

Movimiento a dos ritmos

Del relevamiento privado surge que mientras en el semestre julio a diciembre de 2015 el empleo registrado en la construcción se contrajo en unas 41.000 personas, en los seis meses posteriores, con menor actividad estacional, el recorte de la nómina se redujo a la mitad, afectó a poco más de 20.000 personas.

Por primera vez desde septiembre de 2015, la cantidad de empresas con más de 500 trabajadores registrados en el sector fue superior en junio a la del mes precedente. Y similar evolución presentó el segmento de entre 300 y 499 empleados.

Por primera vez en nueve meses el empleo creció en las grandes constructoras

Además, del informe del IERIC surge que en el caso puntual de junio en comparación con mayo si bien el resultado neto fue negativo en poco más de 1.800 personas, un 0,5% menos, se observaron incrementos de la nómina de 8,2% en las empresas con un promedio de 90 empleados registrados; 6,8% en las medianas con una dotación promedio de 370 individuos y 1,6% en las que tienen más de 800 trabajadores.

Por el contrario, el proceso de achique se mantuvo alto en la franja de 200 a 300 empleados, con 5,5% respecto del nivel de mayo; 5,2% en la de alrededor de 60 personas y entre 1,1 y 1,7% de baja en las minipymes, menos de 20 puestos anotados.

A partir de ahí se afirman las expectativas de próxima reanimación de la actividad de la construcción, por la concurrencia de dos factores relevantes: el sostenido aumento de los pedidos de permisos de construcción, acumula tres meses consecutivos de crecimiento en comparación con un año atrás; y la aceleración que se observa en los llamados a licitación de obras públicas con cabeza en la Nación, pero de ejecución en todo el país.