El ministro Alfonso Prat-Gay publica en la página de Economía los anuncios de inversión (NA)
El ministro Alfonso Prat-Gay publica en la página de Economía los anuncios de inversión (NA)

Si bien el Indec publicó hace pocas semanas los datos al primer trimestre del año, con bastante rezago como suele hacer, se conocieron datos más actualizados de la evolución de una variable clave para el Gobierno: la inversión.

En ese sentido, según se desprende de los datos del Banco Central, en base al balance cambiario, en el primer semestre que terminó hace algunas semanas, la Inversión Extranjera Directa (IED) alcanzó los USD 1.304 millones. Esa cifra es virtualmente la misma que todo lo que recibió el país durante el 2015. Y en los primeros 10 días de julio ya se calculan que los dólares que entraron a la Argentina (sea IED o para posicionarse en activos financieros) suman USD 122 millones.

Para el Gobierno, es un grata noticia en medio de las promesas de mega inversiones en el país y su correlato en más y mejor empleo privado. Tanto es así que en la web del ministerio de Hacienda y Finanzas colocaron un counter con los anuncios de inversión que se efectivizarían en el transcurso de tres años. Según publicaron, ya hay promesas de inversión por USD 23.372 millones.

Sumando las inversiones de cartera, o sea las financieras, entraron USD 2.200 millones en el semestre

Pero, como dice el refrán, del dicho al hecho hay un trecho. Por eso, lo único palpable por ahora son los dólares que efectivamente entraron al país. "La apertura de la cuenta capital junto con la normalización de los giros de utilidades al exterior, permitieron un mayor ingreso de Inversión Extranjera Directa", dice el BCRA.

En el desagregado por sectores, el sector petrolero explica USD 336 millones del total; comunicaciones otros USD 247 millones, alimentos bebidas y tabaco unos USD 179 millones, y la industria automotriz con USD 111 millones, entre los más destacados.

Si se suman las inversiones de cartera, o sea los dólares que entran para apostar a los bonos y otros activos financieros de la Argentina, el monto total de ingreso de capitales en los primeros seis meses del año llegó a USD 2.212 millones.

De esta manera, entraron más dólares por la vía de las inversiones directas que para apostar a activos financieros (alrededor de USD 900 millones). En el Gobierno descartan que haya un efecto "utilidades empresarias" que llegaron a explicar -en otros años- casi la mitad de las IED. Como había un cepo al giro de ganancias al exterior, esas empresas tenían que mantenerlas en la Argentian y eso engrosaba el dato de inversión extranjera directa.

"Quien quiera girar sus utilidades puede hacerlo sin problemas. No hay más cepo en la Argentina", decía una fuente del Gobierno tajantemente para afirmar que el dato de inversión es "puro" y no está contaminado por resabios del pasado.

Para la Argentina, recuperar terreno en las inversiones es clave. Según la Cepal, en 2014, la IED recibida por América Latina y el Caribe totalizó USD 159.000 millones de los cuales a la Argentina tan sólo llegó USD 6.612 millones, o sea poco más del 4%.

Los ingresos de IED en la región en 2014 representó en promedio 2,5% del PBI. En el caso argentino, por lo poco que recibió, representó 1,2% de su PBI que estaba "inflado" por el kirchnerismo con la manipulación del Indec.

El fondo de inversión Ashmore dice que América Latina ofrece las mejores alternativas de inversión del mundo

Desde el exterior la visión no sólo con Argentina sino con América Latina es más que favorable. Uno de los fondo de inversión más grandes del mundo como el inglés Ashmore publicó un informe no ahorra elogios hacia la región. "Hoy América Latina ofrece la mejor propuesta de inversión del mundo. El argumento a favor de la inversión en América Latina se basa en la capacidad de recuperación de la región durante los vientos en contra, la fase ascendente del ciclo naciente, y un ambiente externo más benigno. América Latina es hoy en día el mercado más barato en los mercados emergentes", dice el gigante financiero.

Específicamente con respecto a Argentina dicen que "un equipo económico fuerte ha reconstruido la confianza en la economía del país liderando las mejores perspectivas para las inversiones en el futuro".

"Los argentinos en el extranjero serán propensos a repatriar los capitales y las compañías multinacionales buscarán reforzar su presencia en el país, en la más europea de los países de América Latina", vaticina Ashmore.

Finalmente el fondo de Londres dice que si bien el país tiene dificultades por solucionar, "la fuerte entrada de capitales al país, a las provincias y las empresas que se benefician del acceso a los mercados financieros globales, deberían evitar presiones excesivas de depreciación".