En lo que debería haber sido la noche más feliz de Independiente por la clasificación a los cuartos de final de la Copa Sudamericana, alrededor de 120 barrabravas del club quedaron detenidos este martes por la noche tras un duro enfrentamiento con la Policía que se produjo a la salida del Estadio Libertadores de América.

Como consecuencia de los piedrazos, los destrozos ocasionados y balas de goma y gases lacrimógenos de parte de las autoridades para frenar la barbarie, quedaron varios heridos y un centenar de detenidos.

Todo ocurrió en la intersección de las calles Alsina y Bochini, a metros del Estadio Libertadores de América cuando los violentos se retiraban de la cancha y se enfrentaron con los efectivos policiales.

En diálogo con Radio La Red, Juan Manuel Lugones, titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte, relató que "fue una batalla campal con gases lacrimógenos, balas de goma entre la Policía y la barra de Independiente que quedó toda detenida".

Luego señaló que "hubo incidentes desde el comienzo del encuentro por el tema de las bengalas que había en el estadio. A la finalización, la policía buscó identificarlos, quisieron escapar de arrebato y terminaron todos detenidos porque no tenemos complicidad con las barras, el que las hace las paga".

Twitter
Twitter

Consultado sobre el posible regreso de los detenidos a las canchas, el funcionario de la Aprevide fue claro: "Si la Justicia no los devuelve, en nuestra jurisdicción no entran más a los estadios de fútbol". 

Los detenidos quedaron alojados en la Comisaría 1 de Avellaneda.