Muchos lo admiran, otros lo idolatran y hasta lo endiosan. La calidad que exhibe Lionel Messi dentro de la cancha lo pone en un plano fuera de lo terrenal y una imagen que se generó en su vuelta al trabajo en Barcelona lo llevó a la comparación con nada menos que Jesucristo.

El argentino se sometió a los estudios médicos de rutina antes de retomar las tareas físicas con el Barça y con el pulgar arriba del cuerpo médico, se unirá al resto del plantel que será conducido esta temporada por Ernesto Valverde.

La captura de la Pulga con los brazos extendidos contra la pared, sumado al look con barba tupida que tiene hace rato, causó que lo emparentaran con la de Jesús durante su crucifixión. Vale mencionar que el 10 del Barça es creyente y tiene tatuada su imagen en el hombro derecho.

"Tengo muchas ganas de volver, de conocer al nuevo entrenador y a su cuerpo técnico, de disfrutar una nueva temporada en el club y dar el máximo", declaró Messi, antes de viajar a España desde Japón, donde fue una de las caras visibles del plantel junto a Gerard Piqué y Neymar, entre otros, durante la presentación de un convenio de patrocinio.

LEA MÁS: