La delegación de Atlético Tucumán varada en Guayaquil (La Gaceta de Tucumán)
La delegación de Atlético Tucumán varada en Guayaquil (La Gaceta de Tucumán)

Atlético Tucumán no se olvidará jamás de lo que fue el primer encuentro de visitante de su historia en una competencia internacional. Luego del debut por Copa Libertadores en el José Fierro, que finalizó 2 a 2, el Decano viajó a Ecuador para buscar la histórica clasificación ante el Nacional. Lo logró tras vencer 1 a 0 con gol de Zampedri.

En la previa, la altura de Quito a más de 2800 metros parecía ser el gran escollo a superar. Sin embargo, no fue el único por todos los problemas que padeció el plantel argentino en tierras ecuatorianas. Primero sufrió la demora de más de tres horas en Guayaquil. Las autoridades del aeropuerto impidieron la partida del chárter por no tener la autorización para realizar vuelos de cabotaje. Se trata de la empresa Mineral Airways, de origen chileno.

Rápidamente, los directivos tucumanos contrataron otro vuelo (Latam) y pudieron partir a 40 minutos del comienzo del partido, pautado para las 21:15. El traslado se realizó sin parte de la delegación por falta de lugar en la aeronave. Por eso, dirigentes, integrantes de la utilería e hinchas debieron esperar en Guayaquil por otro vuelo.

Mientras tanto, en el estadio Atahualpa de Quito la postura de El Nacional era clara y en boca del presidente y el entrenador aseguraban que no esperarían más allá de los 45 minutos estipulados por reglamento.

Eduardo Favaro, DT del equipo, aseguró que no aceptarían esperar "más allá de los cinco o diez minutos", mientras que el presidente Tito Manjarrez se escudó en que las reglas están para cumplirse y que Conmebol recomienda arribar a la ciudad donde se jugará el partido 24 horas antes.

Cerca de las 21:30, y con quince minutos de demora del inicio pautado, el chárter que trasladó a los jugadores y cuerpo técnico aterrizó en Quito. El trayecto desde el aeropuerto al estadio se realizó con custodia policial y militar. El propio Luis Juez, embajador argentino en Ecuador, explicó el operativo que se montó y suplicó una buena predisposición del equipo ecuatoriano.

Luis Juez, embajador argentino en Ecuador, fue clave para que el plantel llegara a destino
Luis Juez, embajador argentino en Ecuador, fue clave para que el plantel llegara a destino

"Estamos a mil, con motos y policías escoltados llegando al estadio. Estamos yendo a una velocidad increíble. Les pedimos que nos esperen. Esto no es un problema de los directivos y jugadores de Atlético. Que la empresa no tenga los papeles no es la responsabilidad de ellos. Déjense de romper las bolas con el reglamento, hay cientos de argentinos que viajaron y esperan este encuentro. Lo hago en nombre de la Embajada, del gobierno argentino y del pueblo, pido que nos esperen. Que no nos vayan a ganar por una picardía", expresó Juez en diálogo con Fox Sports.

Mientras el plantel iba camino al estadio, Pedro Larrea, uno de los futbolistas de El Nacional, se distanció de la postura del DT y presidente de su equipo y se solidarizó con sus colegas: "Nosotros queremos jugar. La mayoría, por no decir todos, queremos que lleguen".

Detrás suyo, apareció Mario Ávila, secretario de Atlético Tucumán, quien adelantó que el partido se iba a jugar, pero bajo protesta del elenco local. "Se va a jugar. Hay que agradecer la predisposición y el cambio de pensamiento del presidente de El Nacional. Ellos jugarán bajo protesta y en justa razón", reconoció Ávila.

Los jugadores de Atlético Tucumán con la indumentaria de la Selección Sub 20
Los jugadores de Atlético Tucumán con la indumentaria de la Selección Sub 20

Cerca de las 22:10, y casi una hora después del horario inicial, el micro de Atlético Tucumán se metió en la playa de estacionamiento del estadio de El Nacional. Corriendo y con los botines puestos, al pasar, el Pulga Rodríguez se quejó: "Es un desastre, todo una locura".

Como parte de la utilería había quedado varada, Atlético salió a disputar el encuentro con la camiseta de la selección argentina sub 20, que se encuentra en Ecuador participando del Sudamericano.

Media hora después, a las 22:38, los jugadores pisaron el césped del Atahualpa y luego de un precalentamiento muy corto, el árbitro uruguayo Andrés Cunha pitó el inicio del juego. Esto ocurrió a las 22:43, una hora y media después de lo previsto inicialmente.

LEA MÁS: