Los hinchas rezando en una de las tribunas del Arena Condá durante un homenaje (Reuters)
Los hinchas rezando en una de las tribunas del Arena Condá durante un homenaje (Reuters)

La tragedia que afectó al Chapecoense ayer conmovió al mundo entero y tuvo una interesante repercusión solidaria de clubes y entidades. Sin embargo, la respuesta desde la misma Confederación Brasileña de Fútbol generó repudio: quieren que el equipo juegue la próxima fecha.

El presidente en ejercicio del club, Ivan Tozzo, advirtió en conferencia de prensa que recibió la presión por parte de Marco Polo Del Nero, máximo directivo de la CBF, para que el equipo juegue el encuentro del 11 de diciembre próximo.

"Conversé con Del Nero sobre el partido ante Atlético Mineiro y me dijo: 'Este partido se tiene que jugar, tiene que ser una gran fiesta'. Yo respondí: 'No tenemos once jugadores'. Él me dijo: 'Sí tienen. Pueden ser jugadores de las inferiores o que se hayan quedado en Brasil, no importa. Tiene que ser una gran fiesta que Chapecó merece", replicó las declaraciones de Tozzo el medio brasileños Lance.

Los jugadores que salvaron su vida emocionados en el Arena Condá (AFP)
Los jugadores que salvaron su vida emocionados en el Arena Condá (AFP)

A tal punto llegaron las muestras de solidaridad que contrastan con esta exigencia de la CBF, que el propio Atlético Mineiro publicó un comunicado en el que afirma "por una cuestión humanitaria, está en contra de la realización de Chapecoense-Atlético, válido por la última fecha del campeonato".

Si bien la fecha de este fin de semana fue suspendida por el accidente, la acción se retomará el 11 de diciembre próximo con la última jornada del Brasileirao. Allí no estaba contemplado en un inicio el duelo en el Estadio Arena Condá que emparejaría a estos dos equipos.

Cabe destacar que Tozzo era el vicepresidente financiero y administrativo del club hasta el día de la tragedia, pero debió asumir de urgencia el cargo supremo a partir de la muerte del presidente Luiz Antonio Palaoro.

El equipo viajaba rumbo a Medellín en el vuelo de la aerolínea boliviana LaMia cuando se estrelló. 71 personas murieron y sólo quedaron 6 pasajeros con vida. En total, 19 de los que perdieron la vida eran futbolistas del plantel.

Mientras este escenario plantean los directivos de Brasil, la ayuda de las diferentes entidades del mundo se multiplica. Los clubes brasileños exigen que el elenco de Chapecó no descienda durante cuatro temporadas, las instituciones de Argentina se comprometen a cederle jugadores sin cargo para el armado del plantel y el PSG promete una donación cercana a los 40 millones de euros.

LEA MÁS: