Lionel Messi volvió recargado tras superar la rotura muscular en el aductor derecho que lo marginó casi un mes de los campos de juego. En su primer enfrentamiento como titular, se despachó con tres anotaciones en el triunfo ante el Manchester City por Champions League.

La Pulga, que había ingresado unos minutos contra Deportivo La Coruña y marcó un gol, abrió la cuenta en el primer cuarto de hora luego de aprovechar un descuido en la defensa rival. Tomó el balón en el área, dejó en el piso a su ex compañero Claudio Bravo y definió ante un arco vacío.

Otra vez irrumpió en la escena cuando el reloj alcanzó los 15 minutos, pero esta vez del segundo tiempo: Andrés Iniesta recibió tras una acertada presión del equipo, abrió para Lionel quien enganchó y sacó un latigazo entre dos marcas del elenco inglés.

El último llegó gracias a la cesión de Luis Suárez, quien ingresó al área por el sector izquierdo. Miró al medio, vio al rosarino solo y tocó para que éste sólo deba empujarla.

El argentino alcanzó su séptimo hat-trick en Champions League en su carrera. También fue el factor clave en la creación de un penal a falta de cinco minutos para el final, que falló Neymar. Instantes más tarde, el brasileño puso las cifras finales tras una habilitación de Lionel.