El embajador británico Mark Kent junto a Darío Lopérfido, director del Teatro Colón
El embajador británico Mark Kent junto a Darío Lopérfido, director del Teatro Colón

"Son producciones muy grandes y muy lindas". Esas fueron las palabras que utilizó Darío Lopérfido para describir, en diálogo con Infobae, la magnificencia de estas grandes obras que se traerán a Buenos Aires, fruto de un acuerdo con el Royal Opera House de Londres, mejor conocido como Covent Garden, pero también con el Teatro Real de Madrid y el Opera Metropolitan House de Nueva York.

Durante la mañana del viernes 23 de septiembre, el director del Colón se reunió con el embajador británico Mark Kent para dialogar sobre el asunto e informarle los avances logrados en materia organizativa. El icónico teatro, considerado uno de los cinco mejores del mundo, contará con dos coproducciones internacionales que se llevarán a cabo en Buenos Aires con la idea de afianzar lazos y que el teatro argentino se posicione en el ámbito cultural fuera de las fronteras del país.

Teatro Colón
Teatro Colón

Por un lado, estará La prohibición de amar, obra que Richard Wagner compuso a los 23 años y es, en palabras de Lopérfido, "una ópera muy alegre, muy distinta a lo que hizo Wagner el resto de su vida ya que en general hace tragedias y esta es una comedia". Escrita en 1834 y basada en un texto de William Shakespeare, se presentará por primera vez en nuestro país en abril del año que viene. En Madrid ya se realizó, fue en el Teatro Real, y llegará al Royal Opera House en septiembre de 2017.

La otra puesta en escena es El caballero de la rosa, del también compositor alemán Richard Strauss, estrenada en la Semperoper de Dresde en 1911. Llegará al Colón en septiembre de 2017 y, además de presentarse en el Royal Opera House, estará en el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Para el ex ministro de Cultura porteño y actual presidente de Ópera Latinoamérica, lo importante es "insertar el Colón en el circuito internacional de los grandes teatros". "Es algo completamente inusual porque el Colón no coproducía con estas grandes casas. Lo que querían Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta de llevarlo al terreno internacional se está haciendo", le comentó a Infobae.

Royal Opera House
Royal Opera House

"Es una cosa de marketing y de prestigio", dijo Lopérfido, mostrándose optimista y asegurando que este tipo de acuerdos implican un "salto cualitativo muy importante" que apenas son el puntapié de una política cultural ya que también hay proyectos con la ópera de París para el año 2018.

Otra muestra de esto es la obra Oneguin que se realizó días atrás en el Colón con la participación de Marianela Núñez, la argentina que es primera bailarina de Royal Ballet de Londres. "Ahora por la buena relación que tenemos la autorizan a que venga a bailar a Buenos Aires, es una de las mejores del mundo", comentó.

Otra postal de la reunión de Darío Lopérfido con Mark Kent
Otra postal de la reunión de Darío Lopérfido con Mark Kent

Funciones de ópera por streaming, ensayos con entradas gratuitas (el domingo, Macbeth), disminución de los costos para el ingreso al teatro, todo está pensado en función de, en palabras de Lopérfido, "desacralizar la idea de que el Colón es un lugar donde no puede venir la gente. Es más barato que la mayoría de los espectáculos de la calle Corrientes y que ir a la cancha". Pero sobre todo por lo que representa la ópera, ya que "nació como género popular. Tenés entradas desde $80, es un mito que el Colón es inaccesible".

Hay consenso en el macrismo para llevar al complejo artístico porteño a establecer lazos con los grandes centros culturales del mundo: "Lo hablamos con la canciller (Susana) Malcorra, también con Kasper Holten, director del Opera House; todos lo consideramos importante porque implica mostrar una buena imagen".