El presidente colombiano Juan Manuel Santos y su par cubano Raúl Castro durante la ceremonia de recepción en La Habana (Reuters)
El presidente colombiano Juan Manuel Santos y su par cubano Raúl Castro durante la ceremonia de recepción en La Habana (Reuters)

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reunió este lunes con su par cubano Raúl Castro para convencer a La Habana de que medie en la "creciente" crisis venezolana, que ha dejado más de 100 muertos después de tres meses de protestas, informó este lunes el diario Financial Times.

Tras la reunión, el mandatario colombiano reiteró a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, el pedido de que desmonte el proceso de Asamblea Constituyente convocado para el 30 de julio.

La iniciativa para impulsar la mediación de La Habana, que supuestamente apoyan México y Argentina, es "controvertida", según el rotativo británico, pero "potencialmente efectiva", porque Cuba es el aliado "más fuerte" de Venezuela y sus servicios de inteligencia son "estrechos asesores" de su presidente, Nicolás Maduro.

Reiteramos: hay que desmontar constituyente para lograr solución negociada, rápida y pacífica en Venezuela. El mundo entero lo está pidiendo

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia

"Santos es una de las pocas personas, quizá la única, que conoce a los tres jugadores clave", según una fuente cercana a la situación que cita el Financial Times.

"Conoce a Maduro y Venezuela, conoce a Raúl Castro y conoce a Donald Trump y al departamento de Estado de Estados Unidos", precisa la publicación.

El periódico británico no entró en detalles de en qué podría consistir la estrategia de mediación que llevó Santos a la isla, pero apunta a que el Gobierno cubano "podría ofrecer un refugio seguro para los altos funcionarios del señor (Nicolás) Maduro que, con un hueco para huir, ya no tendrían que luchar hasta el final".

Una manera de medir el éxito de esta actuación, señala el artículo, será ver si el presidente de Venezuela cancela la elección de la constituyente para crear un nuevo ente legislativo, aunque este lunes aseguró que mantendrá la convocatoria.

Las revelaciones del FT fueron indirectamente confirmadas más tarde por la canciller colombiana María Ángela Holguín, quien afirmó que los mandatarios "muy seguramente" hablarían sobre la situación en Venezuela dada la "preocupación" por este tema en la región.

"Es que difícilmente se encuentran dos presidentes de la región y no se hable de Venezuela, eso ya es parte de la importancia y de la preocupación que tiene todo el continente sobre el tema venezolano", dijo la canciller en La Habana a medios colombianos.

Al ser consultada sobre si el viaje de Santos está motivado "principalmente" por Venezuela o para pedir la mediación de Castro, la canciller respondió: "No, no, absolutamente nada de eso, y por favor que quede claro".

La canciller María Ángela Holguín (EFE)
La canciller María Ángela Holguín (EFE)

En medio de los intentos de diálogo, en tanto, Santos reiteró el lunes a Nicolás Maduro el pedido de que desmonte el proceso de Asamblea Constituyente convocado para el 30 de julio.

"Reiteramos: hay que desmontar constituyente para lograr solución negociada, rápida y pacífica en Venezuela. El mundo entero lo está pidiendo", escribió Santos en Twitter.

Hace una semana Santos pidió por primera vez de manera directa a Maduro que diera marcha atrás en su idea de convocar una Asamblea Constituyente.

"Para que haya una solución negociada en Venezuela es necesario que Maduro desmonte la Constituyente", dijo entonces Santos en Twitter.

También el presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó este lunes con "fuertes y prontas" sanciones económicas contra Venezuela si el Gobierno de Maduro sigue adelante con sus planes de formar una Asamblea Constituyente.

La Constituyente fue convocada por Maduro el pasado 1 de mayo, tras un mes de protestas de la oposición y una crisis institucional provocada por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de dejar sin funciones al Parlamento y a los diputados sin inmunidad.

Los venezolanos están convocados a las urnas el último domingo de julio para que escojan los miembros de la Constituyente que debe elaborar una nueva Carta Magna.

La oposición ve en esta iniciativa un intento de Maduro de consolidar una "dictadura", mientras el oficialismo dice que la Constituyente servirá como salida a la crisis política y económica y fortalecerá "la revolución bolivariana"

Este domingo la oposición celebró una consulta popular sobre la Constituyente que tuvo el respaldo de 7.535.259 de venezolanos dentro y fuera del país

LEA MÁS: