El Ejército surcoreano celebró este miércoles la realización exitosa de su primer ejercicio de fuego real con misiles de crucero aire-tierra de largo alcance Taurus, en una maniobra en la que simuló el bombardeo a instalaciones claves en Corea del Norte.

El despliegue tuvo lugar el martes en Taean, a unos 150 kilómetros al sudoeste de Seúl, desde cuyo espacio aéreo un caza F-15K disparó un misil que voló 400 kilómetros e hizo blanco en el objetivo previsto en aguas frente a la costa de Gunsan, dijo la Fuerza Aérea, según mostró un video divulgado por el Ministerio de Defensa.

El caza F-15K lanzó el misil a 400 kilómetros del objetivo (AFP)
El caza F-15K lanzó el misil a 400 kilómetros del objetivo (AFP)

El éxito y precisión del ejercicio muestra "la capacidad del Ejército para responder a un ataque enemigo, así como para lanzar ataques con precisión a objetivos estratégicos incluso desde una distancia lejana", dijo la Fuerza Aérea de Seúl en un comunicado recogido por la agencia local Yonhap.

El video mostró que el misil Taurus impactó con precisión en el blanco (AFP)
El video mostró que el misil Taurus impactó con precisión en el blanco (AFP)

Corea del Sur llevó a cabo el ejercicio con fuego real en respuesta al sexto y más potente ensayo nuclear de Corea del Norte, ejecutado el 3 de septiembre, que ha recrudecido la tensión en la península coreana y le han valido al régimen de Kim Jong Un nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

Los misiles Taurus, desarrollados por el consorcio europeo de aeroespacial y defensa EADS -el actual Airbus-, tienen un rango de 500 kilómetros y alcanzan una velocidad de 1.163 kilómetros por hora.

Estas características los capacita para realizar ataques sobre todo el territorio norcoreano y pone cualquier objetivo de Pyongyang a unos 15 minutos de los artefactos, si se disparan desde Seúl.

Un ataque preventivo contra el gobierno en Pyongyang sería difícil de ejecutar, pero está considerado como la más realista de las limitadas opciones militares de Seúl para frustrar un ataque nuclear de su rival.

Corea del Sur tiene previsto desplegar unos 170 de estos misiles en su sistema Kill Chain para interceptar proyectiles norcoreanos y estaría buscando acelerar el despliegue para reforzar su potencia aérea ante los repetidos ensayos armamentísticos del Norte.

(Con información de EFE y AP)

LEA MÁS: