El gobierno de Recep Erdogan permitirá que las mujeres soldado utilicen la tradicional vestimenta, asociada en el país a movimientos políticos, si así lo desean. Se trata de la última de una serie de medidas que buscan relajar la restricción de símbolos religiosos en el país, que desde su fundación en 1923 tiene una fuerte impronta secular