Tras el atentado del pasado jueves en Barcelona, donde un terrorista embistió con una furgoneta a una multitud en La Rambla, las autoridades australianas publicaron este domingo una guía para evitar atentados con vehículos en espacios públicos.

El informe proporciona a los diseñadores de espacios un "paquete de herramientas" con las que trabajar cuando aborden cómo evitar actos terroristas. Fue encargado después de que 86 personas murieran el año pasado en un ataque con camión en Niza, en la costa mediterránea francesa.

"Como vimos en los trágicos acontecimientos en París, Londres, Berlín y Barcelona, los terroristas siguen atacando lugares concurridos", indicó el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, en un comunicado.

"La estrategia ayudará a propietarios y técnicos a aumentar la seguridad, la protección y la resiliencia de lugares abarrotados de toda Australia", agregó.

El atentado de Barcelona dejó 13 muertos y más de 100 heridos (AP)
El atentado de Barcelona dejó 13 muertos y más de 100 heridos (AP)

La estrategia ofrece a los negocios y los gobiernos locales una guía para examinar la vulnerabilidad de los diferentes lugares frente a los ataques y cómo hacerlos más seguros.

Entre las medidas sugeridas hay opciones disuasivas, como el vallado o los circuitos de cámaras, y otras de retardo, como los árboles o las estatuas para reducir la velocidad de los vehículos.

"Se pueden poner bolardos, asientos […] obras de arte, escalones, macetas", explicó Turnbull ante la prensa en Sydney.

El informe reconoce que incluso los mejores planes pueden no ser suficientes para impedir ataques en emplazamientos muy concurridos, pero señala que las medidas pueden reducir la probabilidad de que se produzcan dichos atentados y sus consecuencias.

Malcolm Turnbull, primer ministro de Australia
Malcolm Turnbull, primer ministro de Australia

"Para nosotros es un combate permanente. Es un reflejo trágico de nuestros tiempos que necesitemos tomar este tipo de medidas", dijo este domingo a la Australian Broadcasting Corporation el ministro australiano de Transporte, Darren Chester.

"Creo que inevitablemente habrá restricciones que afecten a la vida diaria de la gente", reconoció.

Una furgoneta mató el jueves a 13 personas en La Rambla de Barcelona en un momento en que la céntrica avenida estaba llena de turistas.

Australia también ha conocido ataques con vehículos. En enero, seis personas murieron después de que un automóvil embistiera contra transeúntes en el centro de Melbourne, la segunda ciudad del país, aunque no se trató de un acto considerado terrorista.

Al gobierno australiano cada vez le preocupa más el incremento del extremismo en territorio nacional y, según las autoridades, en los últimos años se evitaron 13 atentados en el país.

(Con información de AFP)

LEA MÁS: