El ministerio de Defensa taiwanés informó que el buque no ingresó en aguas de Taiwán pero sí en su zona de defensa aérea (AP)
El ministerio de Defensa taiwanés informó que el buque no ingresó en aguas de Taiwán pero sí en su zona de defensa aérea (AP)

El flamante portaaviones de la Marina china fue enviado el miércoles al estrecho de Taiwán en medio de crecientes tensiones entre Taipéi y Beijing por una conversación entre el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y la presidente de la isla que se mantiene independiente del gobierno central chino.

Según el portavoz del Ministerio taiwanés de Defensa, Chen Chung-chi, el Liaoning, que entró en operaciones en noviembre, no ingresó en aguas de Taiwán pero sí lo hizo en lo que Taipéi considera su zona de defensa áerea.

El vocero confirmó también que se enviaron dos cazas F-16 y un número de barcos a seguir el curso del buque, que se encuentra navegando hacia el norte.

Por su parte Beijing intentó restarle importancia y señaló que era "muy normal" que el Liaoning pasara por una vía marítima internacional en el marco de ejercicios navales.

"Cada año, en esta temporada, la Marina china realiza ejercicios en mares cercanos y en otras regiones marítimas. Estos ejercicios son un entrenamiento", afirmó Liu Zhenmin, viceministro de Relaciones Exteriores de Beijing.

El gobierno central chino considera que la isla de Taiwán es una de sus provincias y se opone a cualquier relación diplomática entre Taipéi y otras naciones, invocando el principio aceptado de "una China", por el cual la comunidad internacional acepta la existencia de un sólo Estado chino con dos gobiernos que se consideran legítimos.

El Liaoning es un portaaviones de construcción soviética que fue modernizado y botado en 2013, aunque finalizó sus pruebas y se hizo operativo en noviembre del año pasado (AP)
El Liaoning es un portaaviones de construcción soviética que fue modernizado y botado en 2013, aunque finalizó sus pruebas y se hizo operativo en noviembre del año pasado (AP)

En este sentido, las autoridades se alarmaron luego de que Donald Trump mantuviera una conversación con la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, la primera desde que Washington rompiera sus relaciones diplomáticas con Taipéi en 1979 y en el marco de "una China".

La división data de 1949, cuando tras la victoria de las fuerzas comunistas en la guerra civil china surgieron la República Popular China, con capital en Beijing y en control de la inmensa mayoría del territorio, y la República de China, con capital en Taipéi y basada en la isla de Taiwán.

La presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen
La presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen

Desde entonces Beijing no renunció nunca a la posibilidad de integrar a Taiwán por la fuerza.

"El Ejército taiwanés sigue de cerca la situación y actuará si es necesario. Llamamos a la población a mantenerse en calma", indicó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Con información de AFP

LEA MÁS: