Fuerzas iraquíes ayudan a civiles que huyen del Estado Islámico en Al Shirqat, en los alrededores de Mosul (Reuters)
Fuerzas iraquíes ayudan a civiles que huyen del Estado Islámico en Al Shirqat, en los alrededores de Mosul (Reuters)

La batalla para retomar Mosul, una ciudad clave y el último bastión del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en ingles) en el norte de Irak, ha comenzado.

Dos años atrás, en junio de 2014, combatientes de ISIS barrieron la llanura de Nínive y tomaron Mosul, una ciudad de alrededor de 2,5 millones de habitantes considerada el corazón de la población cristiana de Irak. Tras la captura de la urbe, los terroristas lanzaron un ultimátum a los cristianos para que se conviertieran al islam, pagaran un impuesto o se marcharan. Los que se negaron a cumplir fueron asesinados. En la actualidad, casi no han quedado cristianos allí. Cientos de miles de personas huyeron de Mosul y están viviendo en campos de desplazados en el Líbano y Jordania.

En los dos años siguientes a la toma de Mosul, los civiles vivieron bajo el régimen brutal del ISIS. Los informes sobre ejecuciones públicas se cuentan por miles. Según Human Right Watch, 39 mujeres yazidíes fueron quemadas vivas en julio por negarse a tener relaciones sexuales con los terroristas y tres imanes fueron decapitados en septiembre por rehusar reclutar jóvenes para los yihadistas. Además cientos de civiles fueron fusilados o decapitados.

Según Human Right Watch, 39 mujeres yazidíes fueron quemadas vivas en julio por negarse a tener relaciones sexuales con los terroristas y tres imanes fueron decapitados en septiembre por rehusar reclutar jóvenes para los yihadistas

Según el diario árabe Al Hayat, "las iglesias han sido profanadas e incluso utilizadas como cárceles donde se asesinaba prisioneros". La iglesia ortodoxa siria St. Efrén fue incendiada y luego convertida en mezquita, donde se lee: "No hay más Dios que Allah" y "Mahoma es el único profeta".

Después de más de dos años de ocupación del grupo terrorista, las fuerzas de la coalición han comenzado la batalla para recuperar Mosul. Las tropas gubernamentales apoyadas por los Estados Unidos y la fuerza aérea francesa han lanzado una ofensiva por aire, y en tierra las fuerzas iraquíes avanzan de forma demoledora contra la agrupación islamista, en la operación más grande desde la invasión de Irak en 2003.

La cadena Al Jazzira público el lunes declaraciones del primer ministro Haider Abad en las que anuncia "el inicio de operaciones a gran escala para terminar con el terror y la opresión de Daesh (ISIS)". Abad dijo: "Pronto recuperaremos Mosul para celebrar la liberación y su salvación".

"La ciudad está rodeada, es cuestión de días hasta que alcancemos la victoria sobre los terroristas", declaró un oficial iraquí al diario As sharq Al Awsat. Sin embargo, los grupos de ayuda humanitaria han expresado gran preocupación por la integridad de los niños y familias que aún viven en la ciudad.

"Casi un millón de personas están atrapadas en Mosul y se espera que puedan salir mientras la batalla se intensifica," informó el lunes la radio iraquí Caridad Cristiana.

Fuerzas iraquíes avanzan sobre Mosul (AP)
Fuerzas iraquíes avanzan sobre Mosul (AP)

El gobierno iraquí emitió un comunicado en el que indica "estar preparado para rescatar una oleada masiva de niños y familias que han pasado por experiencias terribles e inimaginables". Khalil Suleiman, director de Visión Mundial para el norte de Irak, declaró: "Las personas llegan solamente con la ropa que llevaban puesta, con sed, hambre, y necesitan atención médica urgente. Esto es diez veces peor que Alepo".

La preocupación específica incluye el temor por las familias a las que los terroristas les impidan salir y queden expuestas a los bombardeos aéreos y los combates dentro de la ciudad.

Cuando Faluya fue liberada en junio, otra ciudad que una vez fue bastión de ISIS, se tuvo que detener a todos los hombres e incluso los adolescentes; esa era la única manera de que las fuerzas iraquíes detectaran quién estaba con el ISIS. Sin embargo, eso deja a las mujeres y los niños civiles solos, por lo que deben ser acogidos por el Gobierno.

Visión Mundial también expresó su preocupación por las familias que tienen dificultades para registrarse para obtener ayuda al escapar de Mosul porque sus documentos de identidad fueron robados por el ISIS durante la ocupación.

"La violencia también tendrá un efecto emocional devastador en los niños, muchos necesitarán años de apoyo especializado para reconstruir sus vidas, comprender lo que pasó y recuperar una vida normal", dijo Suleiman. "Los niños siempre llevan la peor parte del conflicto y exigen un trato humano en todas las etapas del proceso de la operación de Mosul".

(AFP)
(AFP)

En declaraciones a Reuters, Chris Weeks, director de Visión Mundial con sede en Amman, Jordania, advirtió que "la situación humanitaria empeorara y se convierte en una crisis humanitaria peor a la de Alepo, Siria".

Entre los civiles que están bajo riesgo en Irak, la mayoría son refugiados sirios y yazidíes que huyeron de la brutal masacre de ISIS en la región de Sinjar durante el verano de 2014.

Nezar Ismet Taib, director de salud en la gobernación de Dohuk, declaró a Christian Today que es vital que la comunidad internacional ayude a Irak por las consecuencias de la brutal campaña de ISIS cuando la agrupación terrorista sea vencida y desalojada de Mosul.

El desglose entre las diferentes comunidades será difícil de reconstruir, dijo, y aquellos que huyen de ciudades como Mosul han sufrido un trauma profundo como resultado de vivir bajo las atrocidades del grupo terrorista.

De acuerdo con la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en Irak, sólo hay 60.000 espacios disponibles hoy en campamentos de emergencia y 250.000 más están en construcción, por lo que Nezar advirtió que el número de personas que se espera es probable que supere la capacidad de los campos, dejando a cientos de miles de personas sin refugio.

"Se plantean más preguntas que respuestas, habrá un vacío en la ciudad, el daño realizado por el terrorismo de ISIS es inconmensurable", declaró a AP Chris Weeks, quien agregó: "No hay duda de que Mosul será una catástrofe humanitaria muchísimo mayor que Alepo".

LEA MÁS: