ISIS publicó un video que muestra a sus soldados enmascarados marchando por Mosul

Combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) impedían este martes que civiles abandonen la ciudad de Mosul. "Sabemos que los están utilizando como escudos humanos, absolutamente", dijo a la prensa el vocero del Pentágono, el capitán de navío Jeff Davis. "Están siendo retenidos contra su voluntad. No hemos visto ningún cambio en el último día, de gente huyendo o abandonando la ciudad", agregó.

Esta despiadada táctica de usar escudos humanos no es una novedad entre los miembros del ISIS. A mediados de agosto, cuando los yihadistas se retiraban de la ciudad siria de Manbij ante el avance de la coalición antiterrorista, cientos de civiles fueron secuestrados para que caminasen a su lado y así evitar ser atacados por las fuerzas enemigas que los vigilaban desde la distancia.

Imagen de la retirada de ISIS de Manbij con civiles como escudos humanos
Imagen de la retirada de ISIS de Manbij con civiles como escudos humanos

Autoridades y agencias de ayuda se han preparado para que un masivo flujo de civiles abandone Mosul conforme avancen los combates. Actualmente, la acción ha sido principalmente en localidades en torno a la segunda ciudad de Irak y bastión del ISIS en el país.

El presidente Barack Obama advirtió este martes que "Mosul será una batalla difícil. Habrá progresos y habrá retrocesos". Recordó que "tal vez haya un millón de civiles que aún viven ahí". "Más allá de expulsar al ISIS, nuestro foco está en la seguridad y en la ayuda humanitaria para civiles que huyan de los combates", explicó. Además, aseguró que Estados Unidos y otros grupos humanitarios estarán listos.

"Hemos hecho planes y puesto la infraestructura para tratar con una potencial crisis humanitaria", indicó a reporteros.

Movilización del Estado Islámico en Mosul (AP)
Movilización del Estado Islámico en Mosul (AP)

El vocero de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, dijo que se estima que unas 200.000 personas podrían ser desplazadas en las primeras semanas de la ofensiva, cifra que podría aumentar a un millón en el peor escenario.

No obstante, "no se está viendo un éxodo masivo de civiles y eso es porque están siendo retenidos de manera forzada", dijo Davis.