La niña ya había ido varias veces a ese parque junto a su familia, pero nunca había visitado a los canguros. Ésa fue la primera vez y probablemente la única.

Inicialmente, quien se acercó a la reja que separaba a los marsupiales fue su hermana de 3 años. Por suerte, el canguro no le hizo nada. Pero cuando Cheyenne se aproximó, el animal la tomó de la cabeza, la mordió y la rasguñó.

Así quedó la niña después del ataque del canguro
Así quedó la niña después del ataque del canguro

Su madre, Jennifer White, registró todo con su celular. Al ver el ataque, dejó todo y rescató a su hija. Debieron darle 14 puntos de sutura.

La familia White decidió demandar judicialmente al parque safari Harmony del condado de Madison, en Alabama. Alegan que el personal no prestó ayuda suficiente tras el incidente.

LEA MÁS: