(AP)
(AP)

El senador nominado para fiscal general por Donald Trump, Jeff Sessions, prometió no investigar a la demócrata Hillary Clinton, en el inicio de las audiencias para ratificar en el cargo a los miembros del Gabinete de Donald Trump, que han despertado reparos en la bancada demócrata. Manifestantes se pronunciaron en el recinto en contra del posible procurador.

A 10 días de que asuma Trump, los legisladores, con mayoría republicana, reciben al senador Sessions, de Alabama, y al general retirado John Kelly, nombrado secretario de Seguridad Interior.

Según una declaración adelantada a los medios, Sessions indicará ante el Parlamento que se comprometerá como procurador a cumplir y hacer cumplir la ley y que estará "dispuesto a decir 'no' al presidente si se excede" en el poder. Además, prometió no investigar personalmente a Hillary Clinton por el caso de sus correos electrónicos o por las polémicas donaciones a la Fundación Clinton, en contra de lo prometido por Donald Trump durante la campaña.

"Este país no castiga a sus enemigos políticos, este país se asegura de que nadie está por encima de la ley", expresó Sessions en el Senado.

Jeff Sessions (Reuters)
Jeff Sessions (Reuters)

Además, Sessions evitará referirse a los supuestos comentarios racistas que profirió hace 30 años cuando era fiscal para el distrito sur de Alabama (1981-1993) y fue acusado de bromear sobre el Ku Klux Klan (KKK) y perseguir judicialmente a los defensores de los derechos civiles de los afroamericanos.

Por su parte, los demócratas han prometido que preguntarán a Sessions por esas declaraciones, que ya le pasaron factura en 1986 cuando un comité del Senado rechazó su candidatura para convertirse en juez de una corte de Alabama. A su llegada al Capitolio, manifestantes vestidos con las prendas características del KKK fueron retirados del recinto. Posteriormente, otro hombre fue apartado tras cánticos asociados al colectivo civil Black Lives Matter.

(AP)
(AP)

A diferencia de Sessions, Kelly ha sido bien recibido durante varios días de reuniones privadas por legisladores demócratas y republicanos del Comité de Seguridad Interior.

Varios designados tienen programadas audiencias esta semana, tres de ellos el miércoles, incluido Rex Tillerson, el magnate petrolero nombrado secretario de Estado por Trump.

En tanto, el presidente electo no ha mostrado señales de estar inquieto por estas audiencias en el Congreso. "Irá bien", dijo a los reporteros el lunes en una inesperada aparición en el lobby de la Torre Trump de Nueva York, donde tiene sus sofisticadas oficinas corporativas. "Pienso que todos ellos pasarán", agregó.

Rex Tillerson (Reuters)
Rex Tillerson (Reuters)

Los nombramientos de Trump se debatirán primero en diferentes comités del Senado y luego pasarán al pleno de la Cámara alta, donde necesitan una mayoría simple para ser confirmados.

Lograr el voto de 51 de los 100 senadores de la Cámara alta parece factible para la mayor parte de los nominados por Trump debido a que los republicanos cuentan con una mayoría de 52 escaños, aunque podría haber divergencias en las filas conservadoras ante las designaciones más polémicas.

Las audiencias para estudiar las postulaciones comenzaron este martes porque el Congreso inició el 3 de enero su nuevo período de sesiones, pero la votación para confirmar o denegar las nominaciones de Trump no podrá producirse hasta después del 20 de enero, cuando el millonario será investido presidente.

(Con información de AP y EFE)