La UCA presentó su informe relativo a los mayores de 60(iStock)
La UCA presentó su informe relativo a los mayores de 60(iStock)

La Universidad Católica Argentina (UCA) presentó su último informe Las condiciones de salud de las personas mayores. Sus aspectos más críticos. El trabajo, que busca establecer la realidad socioeconómica, además de salud física y psicológica que enfrentan los argentinos mayores de 60 años, muestra que en el rango etario, más del 70% presenta un déficit en la actividad física.

"El principal propósito del presente boletín es contribuir al diagnóstico y la planificación de políticas públicas con relación a la salud de las personas mayores", inicia el informe que utiliza como fuente datos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina; una muestra representativa a nivel nacional que considera el Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza y
San Rafael, Salta, Tucumán y Tafí Viejo, Mar del Plata, Paraná, San Juan,
Resistencia, Neuquén-Plottier, Zárate, Goya, La Rioja, Comodoro Rivadavia, Ushuaia y Río Grande.

En el primer apartado, se exponen los perfiles sociales de las personas mayores afectadas por enfermedades graves y problemas psicológicos. Tal como muestra el gráfico, el 23,9% de la población de 60 años y más declara tener "bastantes problemas de salud y/o padecer alguna enfermedad crónica o grave". Una diferencia significativa, pero no llamativa con respecto al 11,4% de la población total (mayores de 18 años).

En cuanto a la percepción de situaciones de depresión y/o ansiedad dada a través del índice de malestar psicológico, la condición de déficit afecta al 23,6% de la población mayor, apenas por encima de la media registrada en el total (21,6%).

Entre quienes declaran tener muchos problemas de salud, el 62,3% son mujeres. A su vez, entre quienes ven su salud comprometida, las personas de 75 años y más representan el 28,3%, un porcentaje de similar peso en el total de mayores. Con relación a su distribución demográfica, el 18,2% de los más afectados residen en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Un porcentaje muy inferior al 45,1% que vive en el Conurbano Bonaerense.

"En efecto, en el grupo de quienes perciben que su salud se encuentra comprometida predominan quienes tienen entre 60 a 74 años, quienes residen en hogares multipersonales mixtos y quienes residen en el Conurbano Bonaerense", dice el informe.

Luego, el segundo apartado presenta hábitos saludables de la población de personas mayores. Allí se percibe, como es lógico, que solo el 17,2% de los mayores de 60 años registra un déficit en la consulta médica. Bastante menos (35,1%) que la población total.

En cuanto a la actividad física, tanto la población total como los adultos mayores exponen un panorama alarmante. En el caso de este grupo, el 71,1% registra déficit de práctica de ejercicio físico. Los investigadores, a su vez, remarcan que una de cada 4 personas con este tipo de déficit tiene 75 años o más; un factor que no debería pasarse por alto a la hora de diseñar actividades para ancianos. Si se considera el hábito de fumar, se detecta una buena señal. Los mayores de 60 fuman más de un 10% menos que el promedio.

El tercer y cuarto apartado del informe de la UCA revisa el acceso a los sistemas de salud, ya sea hospital público o PAMI y la conformidad o disconformidad de los pacientes con los servicios. En primer lugar, se muestra que solo la mitad de los adultos mayores con respecto al total se atienden en hospitales públicos. Los guarismos son opuestos cuando se trata de PAMI. Allí el 32,4% de los encuestados aseguró atenderse gracias a la obra social de jubilados.

En un análisis más profundo, se advierte que casi la mitad de ese 32,4% pertenecen a un estrato socioeconómico muy bajo y otro 20% responde al nivel bajo. Mientras que las diferencias entre CABA y Conurbano recrudecen cuando se trata de hospitales públicos -22% por parte de los porteños y 43% por parte de los bonaerenses. Más aún, casi 5 de cada 10 personas mayores en Argentina que se atiende en hospital público no posee cobertura médica.

LEA MÁS: